Economía

El tripartito de Palma pide a la Autoridad Portuaria avanzar en la limitación de cruceros

El tripartito de Palma pide a la Autoridad Portuaria avanzar en la limitación de cruceros

El equipo de gobierno conformado por el PSOE, Podemos y MÉS defiende «poner techo al turismo»

La regidora de Modelo de Ciudad del Ayuntamiento de Palma, Neus Truyol, de MÉS, se reunió este viernes con el presidente de Autoridad Portuaria de Baleares, Joan Gual de Torrella, en un encuentro en el que Truyol pidió avanzar en la limitación de los cruceros que llegan diariamente a la capital balear.

«El Ayuntamiento, y así lo recogen los acuerdos de gobierno, considera necesario establecer y acordar parámetros de sostenibilidad humana y ambiental a los cruceros que llegan a nuestra ciudad», señaló la concejala, para añadir: «Es necesario actuar para reducir el impacto ambiental, paisajístico y de presión humana que suponen». Cabe recordar que en el presente mandato gobierna en Palma un tripartito conformado por el PSOE, Podemos y MÉS, que preside el socialista José Hila.

La edil también explicó que «tenemos que trabajar para poner techo al turismo y techo a los cruceros, tenemos que hacer una ciudad para ser vivida y no un parque temático desnaturalizado». Para Truyol, «los primeros interesados en que nuestra ciudad sea auténtica y vivida son los turistas, que deben llevarse de Palma una buena experiencia y siempre respetando a los residentes».

La posición del Govern

Esta posición es mantenida también, en lo esencial, por el Gobierno balear, que preside por segunda vez consecutiva la socialista Francina Armengol. En la sesión de investidura celebrada el pasado mes de junio, Armengol defendió un «crecimiento sostenible» en la Comunidad y abogó también por limitar el «turismo de excesos», entre otras medidas. Tras reconocer que el turismo es el sector «clave» de Baleares, añadió que el futuro del mismo «pasa por la calidad en la oferta, por la sostenibilidad en la explotación y por el reparto justo de los beneficios que genera el negocio».

Para que todo ello sea posible sería preciso, según Armengol, unirse en torno a una estrategia que «ponga límites al turismo de excesos» y también definir «hasta qué punto el actual modelo de turismo de cruceros encaja con nuestros objetivos». En ese sentido, la líder socialista abogó por «fijar un techo que sea sostenible social y económicamente». En esa misma línea, recalcó que uno de los objetivos prioritarios en esta nueva legislatura debe ser «diversificar» la economía del archipiélago.

En ese contexto, cabe recordar que el pasado lunes representantes de una veintena de entidades ciudadanas entregaron en el Consulado de Mar, sede del Ejecutivo autonómico, un total de 10.316 firmas de personas que han dado su apoyo al «Manifiesto contra los megacruceros», promovido por dichas entidades. El citado documento pide, entre otras medidas, «poner límites a la afluencia de megacruceros en el puerto de Palma, con un máximo de uno al día, regulando las visitas de los cruceristas a un número máximo de 4.000 personas diarias».