Economía

El «suplemento Covid» o el sobrecoste de hasta 60 euros que algunos negocios cobran en la reapertura

El «suplemento Covid» o el sobrecoste de hasta 60 euros que algunos negocios cobran en la reapertura

Algunos consumidores se quejan de que algunos talleres de coches, peluquerías o clínicas dentales están trasladando al consumidor el recargo por desinfectar los locales

La reapertura de comercios y negocios tanto con cita previa como sin ella en los territorios en fase 1 de la desescalada, también ha traído algunas sorpresas desagradables para los consumidores. La Organización de Consumidores OCU ha emitido esta semana un comunicado en el que asegura estar recibiendo quejas de usuarios que aseguran que se les ha cobrado un «suplemento Covid» de hasta 60 euros por los gastos de desinfección de talleres de reparaciones de coches, peluquerías o clínicas dentales, entre otros establecimientos.

Desde la OCU inciden en que repercutir al cliente el coste adicional por higienizar el local o por desinfectar el coche en el taller es una práctica legal, al igual que facilitar guantes o gel hidroalcohólico a los clientes, pero hay que cumplir con ciertos requisitos como informar previamente al consumidor, solicitar su consentimiento expreso y conseguir que el coste del servicio quede ajustado al precio real.

Por ello, desde la OCU concluyen que cobrar 60 euros por la desinfección, tal y como confirman que ha sucedido en alguna clínica dental, puede «llegar a considerarse abusivo».

En Estados Unidos, los consumidores han denunciado una situación parecida por la aplicación por parte de algunos establecimientos o restaurantes de la denominada «covid surchage» o «covid fees» para afrontar la reapertura o paliar la inversión en protección frente al coronavirus.

Otros comercios han decidido por subir de forma directa los precios y así aplicar esta tasa al consumidor sin que se dé cuenta, tal y como relata The Wall Street Journal.

Encarecimiento de los alimentos

Debido a la crisis del coronavirus, algunas categorías de alimentos también están subiendo de precio. El dato del IPC de abril confirmado por el INE la semana pasada revelaba que las hortalizas y las legumbres se han encarecido un 10,4%, seguidos de la pizza (3,6%), el marisco fresco (3,5%), el pescado fresco (2,7%), las patatas (2,6%), y las pastas alimenticias y los zumos de frutas (2,5% en ambos casos).

Muchas grandes empresas y grupos de distribución han admitido una subida de los costes en origen durante el estado de alarma. La inversión en equipos sanitarios, medidas de protección, las dificultades logísticas o incluso la contratación o primas abonadas al personal han suspueto uan presión añadida para la rentabilidad. «La presión de los costes en las cuentas de resultados de las cadenas de alimentación ha aumentado debido al incremento tanto de los costes en origen como de los costes operacionales En algunos países, los consumidores están percibiendo una subida de precios, en algunos casos en forma de menos promociones y en otros, como subida de precios de lineal», aseguraba la responsable del área de retail y gran consumo de Oliver Wyman, María Miralles.

Por su parte, fuentes del sector de la distribución niegan que se estén produciendo subidas de precios en los supermercados en España y aseguran que se están absorbiendo los costes con el consiguiente impacto en los resultados empresariales. De este modo, estas misma fuentes achacan las subidas puntuales al encarecimiento en los productos frescos de temporada.