Economía

El presidente de Caixabank, Jordi Gual, ve cada vez más plausible que el PIB caiga dos dígitos este año

El presidente de Caixabank, Jordi Gual, ve cada vez más plausible que el PIB caiga dos dígitos este año

En la junta de accionistas de la entidad, el mandatario ha explicado que «en el mejor de los casos, tanto en España como en Portugal estaríamos ante descensos de la actividad muy superiores al de los peores años de la gran recesión»

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha asegurado hoy que a medida que se conocen los datos económicos derivados del impacto de la Covid-19 «ganan plausibilidad» los escenarios «más adversos», que apuntan a una caída del PIB de dos dígitos este año y una recuperación más lenta de lo deseado.

En la junta de accionistas de la entidad, que debido a la pandemia se ha celebrado de forma telemática, Gual ha dicho que los datos económicos muestran que «estamos ante un choque de enorme magnitud» y que existe «mucha incertidumbre», por lo que es «muy difícil» cuantificar cuánto puede caer el PIB.

«En el mejor de los casos, tanto en España como en Portugal estaríamos ante descensos de la actividad muy superiores al de los peores años de la gran recesión», ha declarado.

En su opinión, conforme pasan las semanas y se conocen nuevos datos de actividad y desempleo, gana peso la posibilidad de que se acaben produciendo los peores escenarios previstos, lo que supondría una caída del PIB superior al 10% en 2020 y una recuperación «más lenta de lo que todos desearíamos el año que viene».

La recuperación económica, ha explicado Gual, dependerá del grado de éxito en la contención del virus, en la capacidad para evitar posibles rebrotes y de si se accede pronto a una vacuna o terapias efectivas. «También dependerá de la efectividad de las políticas económicas que se han comenzado a desplegar para hacer frente a este desafío», ha apuntado.

Ha recordado, en este sentido, que en España se ha dotado de más recursos a la sanidad y se han introducido políticas para mitigar el choque en las familias y las empresas, con el objetivo de sostener los ingresos, aportar liquidez y evitar la destrucción definitiva de empleo y tejido productivo.

Las medidas implementadas hasta ahora, ha dicho, «van en la buena dirección», aunque ha hecho un llamamiento a Europa para que haga «un esfuerzo fiscal coordinado y sustancial» e implemente «mecanismos de compartición del gasto entre países para evitar la distorsión del mercado único».

Pese a las dificultades de la actual situación, Jordi Gual ha querido trasladar un mensaje de «confianza y esperanza» y ha asegurado que en CaixaBank están «preparados para contribuir a la recuperación económica», cubriendo las necesidades de financiación de los clientes, ayudando a quienes más lo necesitan e intensificando su labor social.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha incidido en que las prioridades de los próximos años pasan por «mantener la posición de fortaleza financiera» que permita seguir apoyando la economía ante la actual crisis sanitaria y económica.

Para ello, ha subrayado, CaixaBank parte con una ratio de morosidad «en mínimos», del 3,6%, una elevada posición de liquidez, de más de 100.000 millones, y unos «holgados» niveles de solvencia, con una ratio del capital del 12%.