Economía

El peso de la industria en el PIB cae hasta el 16%

El peso de la industria en el PIB cae hasta el 16%

El 80% del sector industrial cree que no se están tomando medidas para impulsar el PIB pese a desafíos como la guerra comercial y la digitalización

El 80% de los ingenieros creen que la Administración no está realizando las actuaciones necesarias para impulsar la economía. Solo el 8% del sector aprueba las políticas del Ejecutivo, un porcentaje inferior respecto al 10% obtenido en 2018.

Así se desprende del Barómetro Industrial 2019, elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales (Cogiti) y el Consejo General de Economistas (CGE) y presentado este martes en Madrid. Para sortear la situación actual de desaceleración, los ingenieros reclaman medidas como un pacto de Estado por la industria, un modelo educativo que se adapte a las necesidades del sector privado y un plan para fomentar la digitalización.

Todas estas iniciativas están enfocadas a que el sector industrial español aumente su peso en el PIB. Actualmente, la industria representa el 16% de la economía, un porcentaje inferior respecto al 18,7% que representaba en 2000. En el caso de las manufactureras, la caída es mayor: han pasado de representar el 16,2% del PIB a principios del siglo XXI al 12,6% actualmente. También el Valor Añadido Bruto ha bajado, del 17,8% en el año 2000 al 14% en el 2018.

La industria da por hecho que no alcanzará el objetivo marcado por la UE de representar el 20% del PIB en 2020, pero al menos espera que la tasa deje de caer. Actualmente, España es el quinto país europeo en cuanto a volumen de facturación del sector industrial y número de empresas, por detrás de Reino Unido, Italia, Francia y Alemania.

Revertir esta tendencia, sin embargo, no será tarea sencilla. El parón político anticipa un impás de reformas en el sector y factores como la guerra comercial y la digitalización amenazan la economía. «Todo lo que sea incertidumbre y calma no favorece las inversiones. Y estas son imprescindibles en el contexto actual», ha explicado el presidente del Cogiti, José Antonio Galdón, en la presentación del informe.

El barómetro, elaborado a partir de más de 3.000 encuestas, pone de manifiesto esta incertidumbre. El 87% de los ingenieros cree que España se verá lastrada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Casi el 30% opina que la demonización del diésel penalizará las fábricas españolas. Y más de la mitad (el 53,32%) consideran que la digitalización destruirá puestos de trabajos en los próximos años. «Estamos viviendo un momento de cambio, pero no existe una planificación industrial», ha alertado Galdón.

En esta misma línea, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha señalado que «la atmósfera comercial se ha deteriorado en pocos meses» y en la actualidad hay un «problema de inflación» que al final se traduce en mayores costes para las empresas.

Diferencias territoriales

El informe elaborado por el Cogiti y el Consejo General de Economistas también refleja la heterogeneidad del sector en España. El 23% de la industria nacional está localizada en Cataluña, el 11,07% en Madrid y el 10,14% en Valencia. Porcentajes que contrastan con el 1,02% que aporta Baleares o el 1,31% de Extremadura.

El director de la Cátedra Economistas Contables del CGE, Salvador Marín, ha explicado que, solo seis regiones «superan sensiblemente el porcentaje de contribución recogido por el conjunto de la economía nacional y además se encuentran por encima del umbral del 20% establecido por la Unión Europea como deseado». Eso sí, Marín también ha reconocido que estos datos deberían ser cruzados con «la contribución del PIB de cada comunidad autónoma a la economía nacional».

En este sentido, el presidente del Cogiti ha hecho referencia a la neceisdad de armonizar las distintas regulaciones autonómicas y locales para proporcionar seguridad jurídica a los inversores y lograr impulsar la facturación del sector.