Economía

El Gobierno francés: "Si no se hace ahora la reforma de las pensiones, la hará otro y será brutal"

El Gobierno francés:

El pulso entre sindicatos y gobierno por la reforma de las pensiones continúa en Francia al inicio de una semana que será decisiva. Los sindicatos advierten que las movilizaciones continuarán hasta que el gobierno retire la reforma de las pensiones. El gobierno de Emmanuel Macron, que presentará el miércoles las claves de la reforma, no está dispuesto a da su brazo a torcer.

El primer ministro Édouard Philippe ha dicho que el gobierno está decidido a llevar a cabo la reforma de las pensiones "hasta el final, respondiendo a las inquietudes de la gente". "Si no se hace ahora una reforma profunda, seria y progresiva, mañana vendrá otro que hará una brutal, verdaderamente brutal", advirtió Philippe en declaraciones al dominical Le Journal du Dimanche.

Los sindicatos, por su parte, aseguran que continuarán con las huelgas y manifestaciones en las calles hasta que el gobierno retire la reforma. "La pelota está en el campo del gobierno", afirma Philippe Martinez, secretario general de Confederación General del Trabajo (CGT).

"Aguantaremos hasta que la retiren", advierte Martinez en declaraciones al mismo dominical. "En 1995, al inicio de la primera manifestación, el primer ministro Alain Juppé dijo que jamás retirarían su proyecto", recordó Martinez, un sindicalista de origen español. Juppé, que era primer ministro de Jacques Chirac, acabó retirando la reforma tras tres semanas de protestas. Los principales sindicatos creen que si la presión continúa en las calles, el gobierno de Macron podría verse obligado a hacer lo mismo.

El gobierno se reúne hoy domingo para ultimar los detalles de la reforma de las pensiones, bajo la presión de una huelga masiva en los ferrocarriles y el transporte metropolitano que parece que se va prolongar días.

El primer ministro se reunirá por la tarde con el alto comisionado para la reforma de las pensiones Jean-Paul Delevoye, el secretario de estado de Transportes Jean-Baptiste Djebarri, el ministro de Cuentas Públicas Gérald Darmanin y la ministra de Sanidad y Seguridad Social Agnès Buzyn. Más tarde Philippe acudirá al Palacio del Elíseo para reunirse con el presidente Macron.

Tras el éxito de la manifestación del jueves pasado contra la reforma de las pensiones (800.000 manifestantes según el gobierno, un millón y medio según la CGT), la huelga de transportes en la SNCF (la RENFE francesa) y en el metro de París continúa en Francia por cuatro día consecutivo. El domingo apenas circulan trenes en el país y 14 líneas de las 16 del metro de París están cerradas.

Esta semana será clave en la reforma de las pensiones. El lunes promete ser un lunes negro en los transportes en París porque las protestas de la SNCF y la RATP (la compañía parisina de transportes) continuarán. El martes los sindicatos han convocado otra gran manifestación para presionar al gobierno, un día antes de que el primer ministro anuncie los detalles de la reforma de las pensiones en un discurso en el Consejo Económico, Social y Medioambiental (CESE, por sus siglas en francés).

El gobierno francés quiere simplificar el sistema actual de pensiones y eliminar las desigualdades que genera. Quiere fusionar los 42 regímenes actuales para crear un sistema único en el que todos los trabajadores disfruten de los mismos derechos en su jubilación por las mismas contribuciones.

La reforma contempla un sistema por puntos, en vez de trimestres, de modo, que cada euro cotizado otorgaría los mismos derechos a los jubilados franceses, lo que no ocurre ahora. El gobierno asegura que con la reforma no habría diferencias entre asalariados, funcionarios, agricultores, autónomos o empleados de los llamados "regímenes especiales". Estos últimos se jubilan antes o con mejores condiciones que el resto.