Economía

El Gobierno francés aprueba su reforma de las pensiones, pero la protesta continúa

El Gobierno francés aprueba su reforma de las pensiones, pero la protesta continúa

Cara a cara. A menos de un kilómetro de distancia. El Gobierno francés, reunido en El Elíseo y presidido por Emmanuel Macron, ha aprobado las dos leyes que contienen la reforma de las pensiones, proyecto faro de la legislatura. Mientras, en la plaza de la Concordia, concluía la manifestación sindical que exige su retirada.

Estamos en la jornada 51 de una de las protestas sociales más largas que ha conocido Francia. Y va a continuar. Los sindicatos han convocado ya nuevas movilizaciones para el próximo miércoles, víspera del arranque de la conferencia que debe reunir al gobierno que encabeza Edouard Philippe con los agentes sociales para tratar del equilibrio financiero del sistema. Esto es, si se sube la edad mínima de 62 a 64 años para cobrar la pensión completa.

Philippe Martinez, líder de la CGT y del núcleo sindical que se opone a la reforma, ha declarado: "Si el Gobierno se pone cabezón, hay que continuar presionándole".

Lo que sí parece estar finiquitada es la huelga en los transportes. Ayer el tráfico ferroviario fue cuasi normal en las líneas internacionales y en las de alta velocidad. Las Cercanías operaban al 60%. En el metro de París, sólo tres líneas funcionaban con normalidad. Pero ya no hay ninguna cerrada. Sí lo estuvo la Torre Eiffel.

En el sector educativo, el paro fue secundao por el 16% de los maestros de primaria y el 10% de los profesores de secundaria, según el ministerio. Los sindicatos contaron un 40% de huelguistas.

Hay manifestaciones en Toulouse, Montpellier, Niza, Clermont Ferrand. Y por supuesto en París donde los sindicatos sostienen haber reunido entre 350.000 y 400.000 personas. Es la séptima desde que arrancó el movimiento el 5 de diciembre.

El líder de la Francia Insumisa, (extrema izquierda), Jean Luc Mélenchon afirmó: "Macron ha renunciado a convencer porque su intención es vencer y eso es lo peor en una sociedad democrática"

El presidente, por su parte, denunció "los actos de violencia y la radicalidad de algunos bloqueos", según transmitió la portavoz del Ejecutivo, Sibeth Ndiaye. La alusión es meridiana. A medida que se extinguía la huelga en el transporte, han aparecido otras formas de protestas con el aval de los sindicatos: jornadas de 'puertos muertos' y cortes deliberados del suministro eléctrico. Macron advirtió que se empleará "la máxima firmeza con sus autores".