Economía

El Gobierno ampliará otro año la vida de 15.450 cabinas en desuso

El Gobierno ampliará otro año la vida de 15.450 cabinas en desuso

El parón político impide transponer antes de final de año a la legislación nacional la directiva europea en la que el Ejecutivo quiere incluir el fin de los teléfonos públicos como servicio universal

En las calles de España quedan 15.450 cabinas de teléfono en desuso. El servicio, que el Gobierno tiene encargado a Telefónica y cuesta 4,5 millones de euros al año a la teleco, ya se prorrogó contra todo pronóstico un año más a finales de 2018, y se volverá a ampliar hasta final de 2020 por el parón político.

El próximo 31 de diciembre expira la obligación de Telefónica de mantener esa red de teléfonos públicos, de los que en 1999 llegó a haber 55.000. A petición de la Secretaría de Estado para el Avance Digital, dirigida por Francisco Polo, la CNMC entregó en octubre un informe en el que le recomendaba suprimir las cabinas como parte del servicio universal debido a su progresivo desuso y falta de rentabilidad.

Al ser parte del servicio universal, Telefónica debe garantizar una oferta suficiente de teléfonos públicos: una cabina en cada municipio con más de 1.000 habitantes y una adicional por cada 3.000. El Gobierno, pese a la recomendación de la CNMC, vinculó la decisión de sacar las cabinas del servicio universal, como sí se ha hecho con las guías telefónicas y el servicio de consulta sobre números de abonado, a la transposición del Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas a la legislación nacional.

Será en esa nueva ley donde se recoja el fin de las cabinas. Pero el parón político derivado de las elecciones generales ha impedido tramitarla, lo que obliga a renovar el servicio. Así, antes de final de año el Gobierno prevé extender un año más, hasta diciembre de 2020, la vida de cabinas.