Economía

El gigante petrolero Aramco inicia la mayor venta de acciones de la historia

El gigante petrolero Aramco inicia la mayor venta de acciones de la historia

Aramco, la empresa más rentable del planeta, ha lanzado este domingo la mayor operación pública de venta de acciones de la historia. Tras meses de titubeos, el gigante petrolero saudí ha salido a Bolsa con un precio de referencia que sitúa el valor de la compañía en la horquilla de los 1,6 y 1,7 billones de dólares, por debajo del objetivo inicial de alcanzar los dos billones.

El varapalo a los planes del príncipe heredero Mohamed bin Salman -el urdidor de una iniciativa anunciada hace cuatro años- no impide, sin embargo, que la oferta inicial de acciones (IPO, por sus siglas en inglés) pulverice registros. El precio de referencia inicial se sitúa entre los 30 y los 32 riales (de 8 a 8,5 dólares) por acción.

En total, la empresa oferta el 1,5% de sus aciones a través de Tadawul, el mercado bursátil de Riad. Unos 3.000 millones de acciones por cuya venta espera obtener 96.000 millones de riales (unos 25.600 millones de dólares), por encima de la salida a Bolsa récord de Alibaba (25.000 millones de dólares) hace un lustro.

Arropada por una ubicua campaña de publicidad, la oferta pública de venta de acciones permanecerá abierta hasta el próximo 28 de noviembre para inversores privados, exclusivamente saudíes, por resolución de la empresa. Los particulares podrán suscribir hasta un 0,5 por ciento de participaciones. La operación para inversores institucionales y extranjeros con permiso para invertir en bolsa saudí se prolongará hasta el 4 de diciembre.

Privatización parcial

Según la prensa saudí, la expectación alrededor de la privatización parcial es tal que se pronostica que alrededor de cinco millones de personas acudan a la llamada y adquieran participaciones. Las entidades bancarias están ofreciendo préstamos, con apetecibles márgenes, para incentivar la operación.

Los medios de comunicación han ensalzado la adhesión a la oferta como un "deber nacional" y los líderes religiosos han precisado que invertir en Bolsa no atenta contra el islam. El 5 de diciembre se desvelará el precio final de las acciones y si existe excedente se comunicará antes del 12 de diciembre.

La estrategia a largo plazo del gigante petrolero, que controla alrededor del 10% del suministro mundial y que no emitirá más acciones en los próximos seis meses, sigue siendo una incógnita. Fuentes cercanas a la empresa consultadas por Reuters avanzan que la firma ha descartado lanzar su oferta pública internacional en Estados Unidos.

En la ronda inicial, Aramco esperaba obtener hasta 40.000 millones de dólares. Una cifra mermada finalmente por el contexto regional. En 2018 la compañía tuvo un beneficio neto de 111.100 millones de dólares en 2018 y generó unos ingresos de 355.900 millones de dólares. El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en los 224.000 millones de dólares.

Una serie de turbulencias ha desafiado en los últimos meses el plan de Aramco, con 78.000 empleados y que seguirá férreamente controlada por el Estado saudí. El ataque con drones y misiles contra dos de sus refinerías, ocurrido el pasado septiembre y cuya autoría continúa en zona de sombras, obligó a suspender el 5% de la producción total del reino y a retrasar la oferta pública.

La operación es piedra angular del paquete de ambiciosas reformas que impulsa Bin Salman bajo el lema de "Visión Saudí 2030" con el objetivo de acabar con la "adicción al petróleo" del reino. Con los ingresos obtenidos, Riad impulsará la diversificación económica y la creación de empleo.

El descrédito que aún arrastra el país por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, el débil crecimiento que experimentan los países del Golfo, los precios del crudo y su consumo futuro, la reducción de la producción pactada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y el riesgo de una desaceleración económica mundial también jugaron en contra.