Economía

El directivo que «revolucionó» Iberia

El directivo que «revolucionó» Iberia

Cuando Luis Gallego aterrizó en Iberia en 2013, la compañía atravesaba una de las peores crisis de su historia

Tras seis años como presidente de Iberia, Luis Gallego (...) dará el salto a la cúpula de IAG el próximo mes de marzo. El grupo premia así el trabajo de un directivo que llegó a la presidencia del grupo en los peores años de la crisis y cuando la sombra de la quiebra se cernía sobre Iberia.

Hoy la compañía se encuentra en una situación radicalmente distinta. Gallego ha reducido notablemente los costes de la empresa en un mercado sumamente competitivo en el que las aerolíneas low cost han irrumpido con fuerza. Como resultado de esta estrategia, la compañía ha logrado mejorar sus beneficios hasta alcanzar los 437 millones de euros en 2018. Las mayores ganancias de su historia.

Gallego es ingeniero aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid y PDD por el IESE. Inició su vida profesional en el Servicio de Formación de Cuadros de Mando del Ejército del Aire. Trabajó en Aviaco, en INDRA y, entre 1997 y 2006, en varias posiciones en Air Nostrum, donde fue director técnico del taller de mantenimiento hasta su fichaje por clickair como director de Producción hasta la fusión de la aerolínea con Vueling.

Gallego también fue director de producción en Vueling, con responsabilidad sobre operaciones de vuelo, instrucción, calidad y seguridad, mantenimiento y operaciones.

Fue el encargado por Iberia para fundar Iberia Express en 2012, donde fue su consejero delegado hasta su paso a Iberia, primero como consejero delegado, el 27 de marzo de 2013, y desde el 1 de enero de 2014 como presidente ejecutivo de la compañía.

En este periodo, Iberia ha abierto nuevas rutas (más de 40 conjuntamente con Iberia Express), ha hecho un pedido de 68 nuevos aviones, 30 de los cuales ya están volando, ha logrado se la aerolínea más puntual del mundo en 2016 y 2017 y en 2018 ha alcanzado los beneficios operativos más altos de su historia.

Ahora, el directivo tendrá que afrontar la integración de Air Europa en el grupo y desafíos como el Brexit y el encarecimiento de precio del petróleo. Con este movimiento, el holding, que también agrupa a British Airways, Vueling, Aer Lingus, Level y, desde el año que viene, Air Europa, españoliza por completo su equipo directivo. Un cambio relevante cuando asoma el Brexit y se cuestiona la europeidad del grupo.