Economía

El coronavirus retrasa sine die el despliegue del 5G

El coronavirus retrasa sine die el despliegue del 5G

"Los operadores de telecomunicaciones no podrán tener a su disposición en la fecha prevista la banda de frecuencias de 700 MHz para el despliegue de servicios 5G". Tal cual lo reconoce el Gobierno, que a través del Ministerio de Asuntos Económicos ha avisado de que se posterga sine die el proceso de Segundo Dividendo Digital, la mudanza de frecuencias que implicaba una resintonización de los canales de televisión para uso por parte de las empresas de telecomunicaciones. Estas preveían por su parte utilizar dicha franja radioeléctrica para implantar la nueva tecnología de telefonía móvil, el 5G, previo pago por el espacio correspondiente del espectro.

El aplazamiento conlleva un retraso de la tecnología del sector y también de los ingresos previstos para las arcas estatales, mediante un sistema de puja que queda suspendido por el coronavirus.

La decisión se debe "a la situación excepcional derivada de la pandemia del Covid-19" y ya se ha comunicado a la Comisión Europea. España, que se había posicionado para llevar a cabo conforme a los plazos continentales esta adaptación de las comunicaciones, admite ya que el retraso es inevitable. Otros países como Portugal, Austria y Francia también se han visto obligados a tomar medidas al respecto.

El Segundo Dividendo Digital consiste en el cambio de la frecuencia asignada a las cadenas de televisión, que deben dejar libre la banda de 700 MHz a los operadores de telecomunicaciones. El traslado debía completarse antes del próximo 30 de junio, algo que desde Asuntos Económicos ya se da por imposible. No obstante, a la vista de la declaración del Estado de Alarma, se había advertido a los antenistas de que no retiraran el equipamiento que permitía ver la televisión sin necesidad de resintonizaciones. Así, se facilitaba a los espectadores el acceso a las dos señales de cada canal, la antigua y la nueva, que conviven en cada área geográfica, lo que en el sector se denomina simulcast.

Retraso millonario

Esta decisión implica también un aplazamiento de la subasta de 700 MHz, un proceso de puja que de momento no se celebrará y por el que el Estado dejará de ingresar cientos de millones de euros. En 2018, un informe de S&P cifraba la cantidad total entre 750 y 1.050 millones de euros la cantidad a captar.

Para el sector, la medida puede suponer un alivio de cara a la inversión, una "deferencia" según fuentes del Gobierno consultadas por EL MUNDO, desde donde se explica que prefieren que las telecos estén concentradas en sostener las redes, en estos momentos de confinamiento y datos récord de consumo de tráfico de datos.

Según Moncloa, el aplazamiento sirve para "facilitar el esfuerzo adicional que están realizando las operadoras de telecomunicaciones, enfocadas en mantener la conectividad de las empresas y las personas en este momento de emergencia sanitaria".

DigitalES, patronal de las empresas de telecomunicaciones, ve con buenos ojos esta paralización: "Las actuales circunstancias entrañan una serie de riesgos operativos, financieros y estratégicos ligados a este proceso que no pueden ser asumidos por el conjunto de agentes involucrados y aconsejan máxima prudencia, así como la reconsideración de los citados plazos".

"Consideramos lógica y acertada la decisión del Gobierno, más aún cuando, debido a la situación actual, se han tenido que aplazar algunas de las actuaciones necesarias para la liberación de la banda 700 MHz", expresan a este diario desde Orange.

Sin embargo, se avecina un retraso tecnológico, cuando el sector se había encauzado para la implantación definitiva del 5G. De hecho, Vodafone ya comercializa tarifas ilimitadas, las idóneas para el nuevo estándar de las telecomunicaciones, desde el verano del pasado año.

Fuentes del Ministerio exponen que no queda más remedio que postergar la ejecución al segundo semestre del año, incapaces de concretar actualmente esos plazos. Recuerdan en Economía que la disposición europea "ya preveía la posibilidad de que se pudiera aplazar la fecha límite por ciertos motivos como la fuerza mayor", el Covid-19 en este caso.