Economía

El BCE recela de que BBVA refuerce su apuesta por Turquía

El BCE recela de que BBVA refuerce su apuesta por Turquía

BBVA, oficialmente, no piensa aún en comprar el 100% de su filial Garanti

Onur Genç, consejero delegado de BBVA, enfrió ya la fusión con Banco Sabadell en el XXVII Encuentro del Sector Financiero de ABC y Deloitte la semana pasada. Ni se sentían obligados a llevarla a cabo, ni era su única posible operación corporativa. Un mensaje que en el mercado se interpretó como presión ante la entidad de origen catalán, pero que ya anunciaba que la firma financiera no estaba dispuesta a pagar cualquier precio. Dicho y hecho, las conversaciones se han aparcado por no alcanzar un acuerdo sobre la ecuación de canje. Y ahora BBVA ya tiene en mente sus próximas actuaciones. Desde la recompra de acciones, hasta un incremento del dividendo para sus accionistas... pasando también por las especulaciones sobre su negocio en Turquía.

Genç, turco precisamente, no vería con buenos ojos la operación con Sabadell y habría presionado para lograr que el excedente de capital procedente de la venta de la filial en Estados Unidos fuera a parar a reforzarse en Turquía, según apuntan diversos medios. Fuentes de BBVA señalan que están «muy cómodos» con su posición en el país otomano. Es decir, que su intención no sería adquirir el 100% de su filial allí, Garanti, de la que ya posee algo menos del 50%.

Sin embargo, más allá de los planes de la entidad, el Banco Central Europeo (BCE) no ve con buenos ojos que BBVA decida apostar por Turquía, tal como está la situación política allí y el panorama actual derivado de la pandemia a nivel mundial, según apuntan fuentes financieras. Su moneda, la lira turca, es un foco de incertidumbre para cualquier entidad extranjera presente en el territorio. Ante ello, el supervisor comunitario prefiere que el banco no opte por fortalecerse en esa región.

En su defecto, las opciones del BCE pasan más por ampliar su presencia en España o en países de la Unión Europea, con el riesgo mucho más contenido. Los mercados emergentes, en estos tiempos, no son de agrado de las instancias europeas. Y tampoco lo son del Banco de España.

El supervisor nacional ha advertido en dos ocasiones de manera pública tanto a BBVA como a Banco Santander por su exposición a países emergentes. Lo que en su día fueron territorios que aguantaron mejor la crisis de 2008 que España, hoy son más una vulnerabilidad, según el Banco de España. Todas las voces, en suma, apuntan a que la entidad de origen vasco habría de pensar más en el mercado local, u otros con mejor potencial. De los emergentes, de momento en esta crisis, ni hablar.

Ver los comentarios