Economía

EasyJet deja en tierra todos sus aviones durante al menos dos meses

EasyJet deja en tierra todos sus aviones durante al menos dos meses

EasyJet ha anunciado que dejará en tierra toda su flota durante al menos dos meses por el desplome de la demanda fruto de la crisis del coronavirus. La compañía, que no se atreve a poner una fecha de regreso, se enfrenta, como el resto del sector, a un año crítico en el que además deberá lidiar con los efectos del Brexit, mientras que el Gobierno británico insiste en que no ofrecerá un paquete de ayudas generalizado para todas las aerolíneas.

Por el momento, sus 344 aviones permanecerán en tierra, mientras que todo el personal de cabina perderá su empleo temporalmente para reducir "costes importantes", aunque el Estado ya ha garantizado un 80% del sueldo a todos aquellos trabajadores que pierdan su puesto por culpa de la pandemia. Mientras dure esta crisis, además, 9.000 de sus trabajadores actuarán como voluntarios en los hospitales de campaña que se han levantado en el Reino Unido para atender a todos aquellos afectados por el coronavirus, ya que las previsiones de los expertos apuntan a que el Sistema Nacional de Salud no aguantará por sí solo y que el número de contagios podría duplicarse cada dos o tres días.

"Estoy extremadamente orgulloso de la forma en que la gente de EasyJet ha dado lo mejor que tenía durante un momento tan complicado, incluyendo por supuesto a todos aquellos que se han ofrecido voluntarios para llevar a cabo vuelos de rescate para traer a nuestros clientes a casa. Seguimos trabajando sin descanso para asegurarnos de que esta compañía sigue estando bien posicionada para superar los desafíos que ha planteado el coronavirus", asegura Johan Lundgren, director ejecutivo de la empresa.

EasyJet, que el año pasado transportó a 96 millones de pasajeros, es en cualquier caso la primera del país en detener completamente su actividad comercial, aunque otras como Virgin Atlantic o Loganair ya están pidiendo ayudas estatales para poder sobrevivir a esta crisis. La lowcost, además, anuncia la suspensión poco después de llevar a cabo 650 "vuelos de rescate" para repatriar a 45.000 residentes en el Reino Unido que se habían quedado atrapados por las medidas de confinamiento impuestas en países como España o Italia.

Aeropuertos a cero

Mientras, un grupo de 38 diputados de diferentes partidos enviaron ayer una carta al ministro de Hacienda, el canciller Rishi Sunak, para hacerle ver que el número de pasajeros en los aeropuertos está "cercano a cero" y que las aerolíneas están "soportando una gran presión para poder sobrevivir", por lo que le piden que reconsidere su decisión de la semana pasada de no aprobar un paquete de ayudas que sirva para aliviar al sector.

Según un informe publicado por la Asociación del Transporte Aéreo, las aerolíneas británicas podrían sufrir un impacto mucho mayor que sus homólogas europeas por la caída que ya arrastraban en el número de pasajeros y que ha llevado a compañías como Flybe, por ejemplo, a la quiebra. Este estudio, además, estimaba las pérdidas de la industria en 20.000 millones de euros solo durante este año, vaticinando además que se transportarían 113,5 millones de personas menos.

Por su parte, el ministro de Transportes, Grant Shapps, aseguró que el Gobierno podría plantearse comprar una parte de aquellas aerolíneas que pudiesen enfrentarse a la quiebra, aunque siempre con condiciones. Según planteó durante un comité celebrado la semana pasada, y a pesar de que "todas las opciones están sobre la mesa", las medidas podrían no beneficiar a todas estas empresas, sino que solo deberían "salvar a aquellas que sobrevivirían en circunstancias normales".