Economía

Cuatro golpes de efecto de Sánchez en ocho días: SMI, pensiones, funcionarios y presupuestos de género

Cuatro golpes de efecto de Sánchez en ocho días: SMI, pensiones, funcionarios y presupuestos de género

"Habrá tiempo para hacer anuncios", respondió la pasada semana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cuando fue preguntado por cuándo llegarían las medidas que debían seguir al incremento de las pensiones que acaba de aplicar. Y aunque a continuación añadió que tenía "1.400 días por delante", resultó evidente que el deseo del presidente era que su Ejecutivo fuese dando "buenas noticias" en los próximos días, y eso es justo lo que ha hecho de manera muy intensa. Cuatro golpes de efecto, cuatro anuncios que han generado muchos titulares, en apenas ocho días.

El señalado incremento de las pensiones fue el primero. La medida se conocía ya desde el cierre del pasado año, pero eso no evitó que el propio presidente anunciase personalmente la mejora tras el primer Consejo de Ministros del nuevo y multitudinario Ejecutivo, celebrado el pasado martes. "Este Gobierno cumple así con un compromiso de que los pensionistas no pierdan poder adquisitivo y por eso hemos aprobado un Decreto Ley con una revalorización del 0,9%", señaló, obviando que en campaña se comprometió a aplicar la subida antes de final de año incluso si estaba en funciones. Pero el impacto y beneficio político en ese cabo habría sido, sin duda, mucho menor.

Los siguientes dos golpes llegaron en el siguiente Consejo, una semana después, el martes 21, cuando el Gobierno aplicó la mejora de los sueldos públicos y puso en marcha la elaboración de los Presupuestos Generales de Estado (PGE) 2020 que, según explicó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, serán "los primeros Presupuestos de la historia con perspectiva de género". Para realizar el primer anuncio, ese incremento de hasta un 2,3% para los sueldos públicos, Sánchez se adueñó del acuerdo multianual que en 2018, meses antes de la moción de censura, cerró el entonces ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, con los representantes sindicales de los funcionarios.

Cuentas con "perspectiva de género"

En cuanto a los Presupuestos con perspectiva de género, el Boletín Oficial del Estado (BOE) explica que serán "por una parte, un instrumento potente para el análisis de la realidad en materia de igualdad y, en consecuencia, capaz de proporcionar información relevante para la toma decisiones en este ámbito clave de la agenda política y social". Por otra, añade, supondrán "un elemento protagonista del cambio cultural que se está impulsando en nuestra sociedad, contribuyendo a incorporar de manera natural la igualdad de género en procedimientos y rutinas de trabajo".

Para lograrlo, el Gobierno propone un "informe de Impacto de Género que estará constituido por tres capítulos principales referidos a la Realidad, Representación y Recursos - Resultados", trabajo en el que se incluirá al Instituto Nacional de Estadística (INE), así como a un "grupo de trabajo integrado por representantes del Ministerio de Igualdad, de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, de la Dirección General de Presupuestos y de la Dirección General de Costes de Personal para conformar la redacción final del Informe del Impacto de Género".

Pero después de todos estos párrafos y explicaciones, resulta complicado saber exactamente qué se hará, cómo se aplicará y por qué será efectivo. Desde el Ejecutivo señalan que habrá que esperar a ver los resultados de los informes, mientras que en la oposición afirman que es una medida puramente cosmética y publicitaria.

950 euros de salario mínimo

Y ayer, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, completó los ocho días de golpes de efecto con el anuncio del nuevo incremento del salario mínimo interprofesional (SMI). No serán los 1.000 euros que pretendía Podemos, pero sí 950 euros, que representan un incremento del 5,5% y que, además, en este ocasión han sido pactados con los sindicatos y empresarios.

Hace apenas unos días, BBVA Research pedía al Ejecutivo mesura en próximos incrementos y estimaba que la subida a 900 euros había impedido la creación de hasta 45.000 puestos, y Banco de España siempre ha mantenido que la subida tuvo, a pesar de lo que decía el Gobierno, un efecto negativo sobre el mercado laboral. Partiendo de esta base, parece probable que estos y otros servicios de estudios profundizarán en sus advertencias, pero para entonces este golpe de efecto, y también todos los demás, serán ya una realidad consolidada.