Economía

Cs garantiza que el Gobierno les ha prometido que no subirá el diésel

Cs garantiza que el Gobierno les ha prometido que no subirá el diésel

La ministra de Hacienda no se da por enterada, pero se abre a negociarlo

Ciudadanos (Cs) garantizó ayer que tiene el compromiso del Gobierno para retirar el impuesto al diésel del proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), pero la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, marcó distancias con los liberales al afirmar que ella, por su parte, ni siquiera lo ha hablado con ellos.

Sí ha habido conversaciones al respecto entre Hacienda y el PNV, partido que anteayer criticó la inclusión de esta tasa en el borrador de las cuentas públicas, pero no con Cs. Desde el partido de Inés Arrimadas transmiten tranquilidad y aseguran que las conversaciones se han mantenido con Moncloa, no con Hacienda, pero que el compromiso es «firme» y los españoles no deberán pagar más por el diésel el año que viene.

La formación de Arrimadas recibió con un moderado optimismo el borrador de las cuentas estatales, al percibir cómo el Ejecutivo ha aceptado prácticamente todas sus peticiones. De hecho, la aparición del impuesto al diésel en el proyecto inicial es la excepción que confirma la regla. Fuentes del entorno de Arrimadas admiten a este diario que les contrarió que se mantuviese esta tasa, pero garantizan contar con la palabra de Moncloa para eliminarlo a través de una enmienda. Un anuncio que levantó suspicacias en Unidas Podemos, con Juantxo López de Uralde criticando esta posibilidad, y en socios del Ejecutivo como Bildu.

«Yo, el Ministerio de Hacienda, el comité de negociación, no ha tenido ese contacto con Cs y por tanto estaremos encantados de poder hablar y sentarnos a negociar en el trámite de enmiendas», dijo la ministra portavoz en la presentación del proyecto de Presupuestos, en la que sí subrayó la importancia de entenderse con el PNV, que ya había criticado con fiereza ese gravamen.

«Hay un compromiso vía enmienda, un compromiso para que nuestra petición se pueda cumplir», sostiene un miembro del Comité Permanente de Cs. Fuentes del partido consultadas por ABC, tras las palabras de Montero, explicaron que su interlocución es con Presidencia y Vicepresidencia.

«Línesa naranjas»

Pero esta es solo una más de las «líneas naranjas» que Cs considera que está asumiendo el Gobierno y que abren la puerta a que se sienten a negociar. Hasta ahora, matizan desde Cs, no ha habido negociaciones formales ni han participado en la redacción del borrador, al contrario de lo que sucedió en las cuentas que pactaron con Mariano Rajoy. No obstante, son varias las «ausencias» en el documento pactado entre el PSOE y Unidas Podemos que «facilitan» la presencia de Cs en la ecuación.

En esas conversaciones con el Ejecutivo, Cs dejó claro que hay elementos con los que «no podían estar» en una negociación y ayer en la ejecutiva de Arrimadas celebraban que no se suba un quince por ciento del Impuesto de Sociedades -como pactaron PSOE y Podemos en 2019-, que tampoco se toque el IVA en educación concertada y sanidad privada, o que el incremento del IRPF no sea a partir de los 130.000 euros de renta anual -se hará en el tramo de 200.000 a 300.000-.

Elementos suficientes para «sentarse a negociar», pero que no atan ni mucho menos el «sí» de Cs a los PGE. Lo que sí se asegura el Gobierno es que los liberales tampoco presenten una enmienda a la totalidad, por lo que las cuentas tendrán recorrido. El reto de Cs es ahora «influir más» y alejar a ERC y a EH Bildu de las cuentas públicas.

Ver los comentarios