Economía

Cinco claves sobre la vivienda y las empresas tecnológicas

Cinco claves sobre la vivienda y las empresas tecnológicas

Los grandes gigantes tecnológicos llevan tiempo dando pasos para convertirse en las protagonistas del sector inmobiliario

¿Te imaginas el día de mañana pidiendo una hipoteca a Facebook o comprando casa a través de Amazon? Esta clase de operaciones están más cerca de lo que imaginas. Las grandes empresas tecnológicas, conocidas por las siglas FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google), llevan tiempo dando pasos para convertirse en las protagonistas del sector inmobiliario. Así, estos gigantes están sentando las bases para convertirse en tu banco o en tu agencia inmobiliaria en un futuro no muy lejano. Desde pisos.com te contamos sus planes:

1 Alianzas estratégicas – Muchos bancos tradicionales están firmando acuerdos con estas grandes empresas. Según afirma un informe publicado por la consultora KPMG, el 26% de las instituciones financieras se están asociando con uno o más gigantes tecnológicos y un 27% adicional indica que tiene previsto hacerlo en un plazo inferior a un año. La finalidad de estas asociaciones es aprender con el fin de optimizar procesos y ser más competitivo gracias a la aplicación del big data y la inteligencia artificial.

2 Innovación inmobiliaria – El ladrillo ha demostrado ser un activo rentable, y las empresas tecnológicas lo saben. La expansión de las smart homes está siendo muy progresiva, pero cada vez son más los usuarios que automatizan ciertos parámetros domésticos a través de aparatos sencillos basados en el IoT (Internet of Things). Un claro ejemplo de ello son los asistentes virtuales Alexa o Google Home, que se integran en el día a día como parte de los inmuebles en los que residimos.

3 Predecir comportamientos – El empleo de algoritmos ya nos resulta familiar. Estas empresas los usan para mandar a los usuarios publicidad segmentada, que concuerde con sus intereses, pero dentro del mercado de la vivienda, podría resultar de gran ayuda, sobre todo, en el campo de la financiación. El comportamiento de pago de los usuarios dibuja una imagen clara de los productos financieros que pueden necesitar, pero también da una pista de cómo se enfrentarían a situaciones de impago.

4 Procesos ágiles – Comprar una vivienda supone una inversión de dinero, pero también de tiempo. Buscar viviendas que encajen con lo que queremos, visitar varios inmuebles, hacer todo el papeleo… Las empresas propietarias de la última tecnología serán capaces de servirnos una oferta mucho más delimitada. Adquirir una casa en un solo clic no es algo que vaya a llegar a corto plazo, pero en una década, gracias a los tours virtuales y al blockchain, las transacciones inmobiliarias serán cuestión de días.

5 Transformación digital – El riesgo de monopolio es muy alto, por eso las empresas inmobiliarias y financieras tradicionales deben abandonar viejos hábitos y abrazar la tecnología si no quieren verse fuera del mercado. La especialización es la bandera que deberán ondear las compañías que quieran hacerse un hueco en la situación que está por venir. Si los profesionales no se reinventan, la compraventa y la concesión de hipotecas podrían caer en manos de un apenas un puñado de compañías.

Ver los comentarios