Economía

Bruselas permitirá nacionalizar temporalmente empresas afectadas por el coronavirus

Bruselas permitirá nacionalizar temporalmente empresas afectadas por el coronavirus

La entrada del Estado en el capital de estas compañías, como contemplará el Marco Temporal de Ayudas de la Comisión Europea, estará sujeto a estrictas normas de control y gobernanza

La Comisión Europea está dando vía libre a los socios miembros para que usen las ayudas públicas que consideren necesarias para combatir el impacto económico derivado del coronavirus. En esa línea, el Ejecutivo comunitario ampliará su Marco Temporal de Ayudas de Estado y permitirá a los gobiernos entrar con dinero público en el capital de empresas afectadas por la pandemia. A cambio de estas inyecciones de capital, que podrían derivar en una eventual nacionalización de compañías, esas empresas serán sometidas a estrictos controles y normas de gobernanza.

Bruselas aprobó el pasado 19 de marzo un Marco Temporal de Ayudas de Estado por el que, para hacer frente a esta situación y de manera excepcional, levanta su veto a determinadas ayudas de Estado al tejido empresarial y permite a los gobiernos movilizar hasta 800.000 millones de euros en apoyos a través, por ejemplo, de aplazamientos fiscales y garantías públicas a créditos, entre otras medidas que los países ya han empezado a aprobar. Pues bien, la Comisión Europea ampliará esas capacidad y permitirá la recapitalización de empresas con dinero de los contribuyentes.

«Las medidas de emergencia frente al coronavirus están poniendo bajo presión a muchas empresas que afrontan una reducción de su capital, con consecuencias negativas en su capacidad para financiar sus actividades. Ampliaremos el Marco Temporal para permitir a los Estados recapitalizar empresas cuando sea necesario y apropiado», ha dicho en un comunicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, quien ha matizado que, ante la posibilidad de que esta medida distorsione la competencia, deberá usarse solo como «último recurso».

No solo eso. Cuando un Estado miembro decida recapitalizar un empresas en apuros con dinero público, se fijará un normas claras en cuanto a esa participación, su futura desinversión y la remuneración que recibirá el Estado, además de estrictas condiciones de gobernanza, lo que podría derivarse en limitaciones salariales a los órganos de dirección de esas empresas. Eso sí, la Comisión Europea matiza que si la ayuda se concede a nivel europeo se impondrán «condiciones menos estrictas» porque la Comisión entiende que en ese caso el riesgo de distorsión del mercado único sería menor.

El Gobierno comunitario, que ha hecho esta propuesta a los Estados miembros con el fin de aprobarla la próxima semana, limita esta medida a aquellas empresas que a raíz de las medidas adoptadas por los gobiernos para frenar la demana se hayan visto afectadas por el desplome de la demanda, por ejemplo, y esté afectando a sus niveles de patrimonio. Bruselas, eso sí, contempla esas recapitalizaciones como una fórmula para defender a esas compañías en apuros de posibles opas hostiles de inversores de fuera de la Unión Europea.

Lo cierto es que esta es una medida que ya barajan varios de los grandes países de la Eurozona. Italia, por ejemplo, ya avanzó la nacionalización de la aerolínea Alitalia, y los ministros de Finanzas de Alemania y Francia dijeron estar dispuestos a recapitalizar empresas de sus países si era necesario.