Economía

Botín: "Debemos planificar cuanto antes la vuelta al trabajo de los más jóvenes y de los inmunizados"

Botín:

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha pedido al Gobierno que planifique "cuanto antes" la reactivación de la actividad económica y social para evitar un impacto aún más drástico por la crisis del coronavirus. "Debemos planificar cuanto antes la vuelta al trabajo, de los más jóvenes y de aquellos que ya están inmunizados, y al mismo tiempo asegurar que los más vulnerables a la enfermedad permanezcan protegidos", ha propuesto en su discurso en la junta de accionistas que el banco celebra este viernes de manera telemática.

Botín ha resaltado que esta vuelta a la normalidad debe llevarse a cabo mediante la colaboración de autoridades y sector privado al igual que "lo han hecho algunos países que van por delante".

La presidenta del Santander ha celebrado algunas de las medidas puestas en marcha por el Gobierno y la Comisión Europea para mitigar el impacto de la crisis y dotar de liquidez a los colectivos más afectados por la destrucción de empleo y la paralización de la actividad económica.

Buena parte de su mensaje ha ido dirigida a las autoridades europeas, a las que ha pedido "solidaridad" para enfrentarse a una crisis de estas dimensiones. "Ahora es el momento de que Europa esté a la altura de las circunstancias y lidere una respuesta más rápida y más coordinada. Eso es lo que permitirá reforzar la confianza de todos los ciudadanos en el proyecto europeo y seguir avanzando en él. Sin solidaridad no hay unión", ha enfatizado.

Por otro lado, Botín ha reiterado que sin empresarios no habrá recuperación. En este sentido, el banco ha expuesto su capacidad para apoyar a la sociedad en estos momentos y ha destacado que, frente a la crisis de 2008, las entidades financieras forman ahora "parte de la solución" debido a su mayor fortaleza.

Como ejemplo, Botín ha justificado la suspensión del pago de dividendo con cargo a los ejercicios 2019 y 2020 por la "situación sobrevenida" del coronavirus y la petición de prudencia financiera formulada por el Banco Central Europeo (BCE). Esta decisión permitirá a la entidad conceder más de 90.000 millones de euros en créditos para asegurar la liquidez de sus clientes.

"Soy consciente de que para muchos miles de personas que valoran de manera especial el dividendo, esto no es una buena noticia y puede suponer mayor presión financiera en un momento ya de por sí malo. El consejo y yo misma tenemos que considerar, al tomar este tipo de decisiones, el interés general de todos los accionistas, pero también de la sociedad en su conjunto", ha explicado.

Impacto en el banco

El banco no ha avanzado ninguna previsión de impacto del coronavirus sobre su cuenta de resultados. Su consejero delegado, José Antonio Álvarez, ha avanzado que en la entidad trabajan con dos escenarios distintos de recuperación. Por un lado un modelo en V que conllevaría una rápida reactivación de la economía a corto plazo, y por otro un escenario de recuperación más lenta en el que los efectos del coronavirus se prolonguen hasta 2021 en forma de una profunda recesión global.

Álvarez ha avanzado que los resultados obtenidos durante el primer trimestre que acaba de concluir han ido en línea con sus expectativas, aunque sí ha advertido del impacto que ha supuesto la paralización económica sobre su actividad en las últimas semanas.

"En este entorno de elevada incertidumbre, de fuerte caída de las bolsas y depreciación de las monedas de países emergentes vemos una fuerte ralentización de la actividad de particulares, especialmente en el segmento de consumo. Por el contrario, están aumentando las necesidades de financiación de pymes y grandes empresas, lo que se está reflejando en el incremento del crédito concedido a estos segmentos por la elevada disposición de los límites preexistentes", ha detallado.