Economía

BBVA alerta del riesgo de subir impuestos y del enfrentamiento político en Cataluña

BBVA alerta del riesgo de subir impuestos y del enfrentamiento político en Cataluña

La entidad tiene en esa comunidad autónoma un 18% de los activos del grupo en España

La banca -al igual que toda la economía española- está atravesando un camino empedrado. La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) aseguraba hace pocos días que las entidades financieras tenían suficiente músculo para superar la crisis. Sin embargo, eso no significa que no afronten riesgos en el corto, medio y largo plazo, como ha puesto de manifiesto el BBVA en su folleto continuado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La entidad, en el documento dirigido a inversores, advierte sobre varias circunstancias que podrían impactar de manera negativa en su negocio. Y llaman la atención dos especialmente: las subidas de impuestos y la posibilida de un aumento de las tensiones políticas en Cataluña a causa del independentismo.

«Los gobiernos de distintas jurisdicciones tratan de localizar nuevos espacios fiscales, y recientemente, se han centrado con especial atención en el sector financiero», reza el texto, para más adelante enumerar esa serie de riesgos a nivel impositivo. Se refieren, concretamente, a los incrementos en el tipo de gravamen de determinados impuestos; al establecimiento de un tipo mínimo del 18% en el Impuesto sobre Sociedades; y a la llamada «tasa Tobin». Todos ellos «pueden tener efectos adversos en el negocio, situación financiera y resultados operativos del Grupo».

Más allá del tema de los impuestos, el BBVA ha alertado sobre la situación en Cataluña. Ahora reconoce que el mar está relativamente en calma con la comunidad autónoma pero no descartan un rebrote del enfrentamiento con el Estado. «Nuestro negocio en España incluye operaciones en Cataluña, por lo que podría verse afectado en caso de incrementarse las tensiones políticas evidenciadas en los últimos años. Si bien dichas tensiones se han visto reducidas en el último año, de producirse un nuevo enfrentamiento institucional podría haber escenarios de incertidumbre, volatilidad en los mercados de capitales y un deterioro de las condiciones de financiación de la economía española», ha explicado el banco. Todo ello afectando a su negocio y el entorno en el que se mueben en dicha región, que representa el 18% de los activos del grupo en toda España.

Asimismo, la entidad hace hincapié en los riesgos de una regulación cambiante y más exigente que en años anteriores. Habla de un «continuo escritinio» a nivel político y supervisor, y no descarta mayores exigencias a causa del Covid-19: «Es igualmente posible que los gobiernos y los reguladores impongan regulaciones adicionales ad hoc en respuesta a una crisis como la desatada por la pandemia de Covid-19 o por otros motivos». Y alertan de posibles cambios a nivel de requisitos de capital y liquidez, que podrían cambiar en cualquier momento, más aún ahora a causa de esta crisis en la que el mundo está inmerso. «Tanto los requisitos totales de capital como los de MREL están sujetos a cambios y no se puede garantizar que el banco y/o el grupo no estén sujetos a requisitos más exigentes en cualquier momento futuro. Tampoco puede garantizarse que el Bbanco y/o el grupo puedan superar los requisitos que le resulten aplicables en el futuro incluso si estos fueran inferiores o iguales», dice el folleto continuado.