Economía

Alemania rechaza las condiciones de Bruselas sobre el rescate de Lufthansa

Alemania rechaza las condiciones de Bruselas sobre el rescate de Lufthansa

La cesión de «slots» de aterrizaje y despegue enfrenta a ambos gobiernos

Los rescates van ligados a condiciones, es la regla que ha habido que aceptar en la UE, pero cuando la rescatada es una empresa alemana las presiones de Berlín amenazan con crear indeseables excepciones. Después de que la aerolínea llegase a un acuerdo para que el Ejcutivo de Merkel se haga durante tres años con el 20% de las acciones por 9.000 millones de euros, la Comisión Europea ha aprobado el rescate con la condición de que Lufthansa ceda parte de sus «slots» (espacios de aterrizaje y despegue) en los aeropuertos de Frankfurt y Múnich, en los que acapara el 65% y dañaría competencia.

El ministro de Transporte alemán, Andreas Scheuer, calificó las condiciones de «obstructivas». «Son unas condiciones desproporcionadas», juzgó el presidente del grupo parlamentario de la CSU y exministro de Transporte, Alexander Dobrindt. Y también añadió: «La Comisión Europea está impidiendo el rescate con su interferencia injustificada. Ese es un comportamiento irresponsable hacia la gestión comprometida de la crisis en Alemania. Espero que la Comisión retire sus solicitudes inapropiadas de la mesa de inmediato y no obstaculice aún más las iniciativas de rescate en Alemania, sino que les brinde un apoyo positivo».

La directiva de la aerolínea ya ha anunciado que no es capaz de aceptar el rescate en esas condiciones, aunque sigue considerándolo su «única opción» de supervivencia. Está bastante claro que la negativa no parte de la compañía, sino del Gobierno. La propia canciller Merkel, antes incluso de que Lufthansa rechazase las condiciones, dijo en una reunión con la directiva de su partido que nunca aceptará eso. «Von der Leyen debería parar los pies a su vicepresidenta», dijo en tono amenazante el eurodiputado alemán conservador Markus Berber. «Una aerolínea que era competitiva antes de la crisis no debería ser reducida a una compañía regional. Necesitamos una aerolínea global en Europa», insistió, revelando el verdadero papel que Alemania desea para Lufthansa: convertirla en la aerolínea de bandera de la UE.

Los empleados de Lufthansa han enviado una carta a Von der Leyen criticando sus condiciones por «devastadoras» y clamando contra la «injusticia»

El acaparamiento de «slots» por parte de Lufthansa fue uno de los motivos de la asfixia de Germania y Air Berlin, que terminaron en quiebra, y están también detrás del retraso de diez años en la inauguración del nuevo aeropuerto de la capital. Un reparto más equilibrado beneficiaría a vuelos «low cost» de Ryanair, Norwegian o WIZZ. Merkel ha adelantado una «dura lucha» por mantener los «slots», mientras que los empleados de Lufthansa han enviado una carta a Von der Leyen criticando sus condiciones por «devastadoras» y clamando contra la «injusticia».

Fuentes cercanas al Gobierno alemán dicen que al frente de las negociaciones en Bruselas está un francés, Olivier Guersent, y plantean las condiciones del rescate como una demostración de poder en el seno de la UE.