Economía

ACS vende su negocio fotovoltaico a la portuguesa Galp por unos 2.200 millones

ACS vende su negocio fotovoltaico a la portuguesa Galp por unos 2.200 millones

El grupo que preside Florentino Pérez estima un beneficio neto de 330 millones de euros con esta operación

El grupo ACS ha alcanzado un acuerdo definitivo con la compañía energética portuguesa Galp para venderle sus proyectos fotovoltaicos en España, que sumarán una potencia de 2.930 megavatios (MW), una operación que le proporcionará un beneficio neto de 330 millones de euros.

Los proyectos fotovoltaicos incluidos en la transacción son tanto los que están actualmente en funcionamiento como los que se irán desarrollando hasta 2023, ha comunicado la empresa española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

ACS espera que la operación alcance un valor de empresa (que incluye la deuda) de 2.200 millones de euros.

El pasado 3 de enero, el grupo constructor anunció que había llegado a un acuerdo inicial para vender sus proyectos fotovoltaicos en España, pero no precisó el comprador. Entonces se especuló que el comprador podría salir de entre Endesa, Brookfield, Macquarie, KKR, el escandinavo EQT y los fondos de pensiones canadienses Commission de la Construction du Québec (CCQ) y el Canadian Pension Plan Investment Board (CPPIB).

Con esta adquisición, Galp se hace con una capacidad ya instalada de 900 MW y proyectos en desarrollo o en fase de autorización que le permitirán alcanzar en 2023 una potencia de generación instalada de 2,9 gigavatios (GW), el equivalente al consumo medio de 1,8 millones de hogares, ha explicado la petrolera portuguesa en un comunicado.

El cierre de la operación está previsto que se produzca en el segundo semestre de 2020 y para entonces la petrolera prevé el pago de 450 millones de euros y la asunción de pasivos de 430 millones de euros derivados de la financiación de las instalaciones en funcionamiento.

Galp tendrá que obtener el 'project finance' o financiación para los desarrollos del periodo 2020-2023.

La petrolera ha asegurado que, con la compra de esta cartera de activos de ACS, se convertirá en el principal productor de energía solar de la Península Ibérica.

Galp, que tiene prevista una inversión anual de entre 1.000 millones y 1.200 millones de euros al año, en su plan hasta 2022, tiene previsto destinar el 40 % de sus inversiones a oportunidades relacionadas con la transición energética.

En España, ya suscribió un acuerdo con la comercializadora de electricidad renovable española Podo, que entonces contaba con una cartera de 15.000 clientes, y tomó una participación del 25 % en esa compañía.

En noviembre pasado, el consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, señaló que esperaban cerrar la venta de la cartera de activos de renovables de Zero-E, filial creada en abril de 2019, entera o por paquetes de activos, entre finales de ese año o principios de 2020.

Entonces señaló que se podrían vender los activos en España por separado o unidos a los de Latinoamérica.

Zero-E nació con 1.481 MW en operación o construcción y con una cartera de proyectos de 8.200 MW, así como con 445 kilómetros de líneas de transmisión.