Deportes

Vicky Losada: «Lo que pedimos son unos mínimos para crecer»

Vicky Losada: «Lo que pedimos son unos mínimos para crecer»

«Hablamos de un salario mínimo de 900 euros netos cuando todas las jugadoras hacen más de 20 horas a la semana»

La futbolista del Barça y de la selección española Vicky Losada ha explicado este martes en Madrid durante la presentación de una marca de pistachos que el convenio colectivo que piden las jugadoras «son unos mínimos necesarios para que crezca el fútbol femenino».

«La gente piensa que solo hacemos huelga solo porque queremos más dinero, pero estamos hablando de un salario mínimo de 900 euros netos cuando todas las jugadoras hacen más de 20 horas a la semana seguro. Estén en el Rayo o en el Barça», comentó la jugadora de 28 años algo molesta con algunas informaciones que les acusan de «peseteras».

«Nosotros no queremos ni queríamos parar, pero llevan año y medio negociando», afirmó la de Tarrasa, quien comentó que en el convenio, que tiene que firmarse antes del 20 de diciembre, se tratan más aspectos laborales: «Se han dado situaciones de jugadoras que cuando se han lesionado han dejado de percibir un salario o las han llegado a expulsar del equipo».”

La jugadoras de la Primera Iberdrola fueron a la huelga los días 16 y 17 de noviembre al romperse las negociaciones entre patronal y sindicatos que se retomaron la semana pasada.

«Son derechos mínimos que cualquiera debe tener», comenta la delantera de la selección, que se siente una privilegiada jugando en un club como el Barça, que cuida mucho a sus jugadoras y que tiene una gran afición.

«Eso es algo que echaba antes de menos», comenta Losada, quien estuvo jugando en Estados Unidos y en Inglaterra, donde se vive mucho más el fútbol. «Ahora ha cambiado a nivel de afición y de televisión, pero hace dos años sí echaba de menos ese calor, que ahora por fin hemos conseguido».

La jugadora, que acaba de incorporarse a los partidos tras una baja de cuatro meses por una lesión en los isquiotibiales, se sintió «feliz» el pasado sábado al pisar por primera vez el verde del Johan Cruyff, inaugurado en agosto, en la goleada ante el Abanca Coruñés: «muy contenta por acabar el partido sin ninguna molestia».

La centrocampista catalana piensa ya en el siguiente cruce frente a un Valencia que no pasa por sus mejores horas: «todos los equipos cuando juegan contra nosotras dan el doscientos por cien, somos conscientes de ello. Ya nos ha arrebatado algunos puntos en el pasado, por lo que será un partido muy difícil».