Deportes

Verstappen hace la 'pole', pero no lleva bien la cuenta

Verstappen hace la 'pole', pero no lleva bien la cuenta

Max Verstappen se mostró especialmente generoso en Interlagos a la hora de festejar la segunda 'pole' de toda su vida. "Es el mejor regalo de cumpleaños, ¿no, Christian?", anunció el holandés a través de la radio tras su 1:07.508, dedicado a Christian Horner, su jefe en Red Bull, que sopla 46 velas este sábado. Las 12 centésimas de ventaja sobre Sebastian Vettel y las 19 ante Lewis Hamilton pusieron además fin a la hegeomonía de Mercedes en el GP de Brasil, con pleno de 'poles' desde 2014, fecha de inicio de la era turbo-híbrida.

Unos minutos después de bajarse del coche, el imprevisible carácter de Verstappen salió a la luz en la sala de prensa. Cuando le preguntaron por esta segunda 'pole', negó con la cabeza y sacó una mano con tres dedos. "No es la segunda, sino la tercera", espetó en referencia a lo sucedido hace tres semanas en México, cuando los comisarios le arrebataron este privilegio al no levantar el pie con banderas amarillas.

En realidad, con un comportamiento ejemplar sobre las volátiles temperaturas del asfalto, al RB15 de Verstappen sólo le quedó romper el récord de Hamilton (1:07.281 en 2018). Mad Max pudo darse el lujo de un 1:07.623, el más rápido del primer intento en la Q3, pese a un clamoroso desliz en la curva 9. Ocho milésimas sobre Vettel y dos décimas sobre los Mercedes, que únicamente habían enseñado la patita durante la última sesión libre.

10 puestos para Leclerc

En el ataque final, el holandés aún pudo arañar casi una décima al reloj con el motor Honda que tan maravillosos recuerdos ofrece a todo Brasil. El último en marcar una pole con el propulsor japonés fue Ayrton Senna en 1991. Su eficiencia contrastó con lo mostrado con Ferrari. "El coche tenía potencial para todo, pero hemos fallado", explicó Charles Leclerc, cuarto clasificado, pero con una penalización de 10 puestos en la parrilla.

Tampoco pudo sonreír demasiado Hamilton, que enlaza ya nueve carreras sin la 'pole', desde julio en Hockenheim. Los 4,309 kilómetros de este trazado nunca parecieron agradarle demasiado, aunque tampoco conviene descartarle para el domingo. En juego su tercera victoria en Sao Paulo, tras 2016, 2018, y la undécima de esta temporada. Menos convendría apostar por Valtteri Bottas, quinto clasificado, que aún parece afligido pese a sus recientes victorias en Austin y Suzuka.