Deportes

Un campo vacío, una remontada y el único título del mes: el fútbol está en Tayikistán

Un campo vacío, una remontada y el único título del mes: el fútbol está en Tayikistán

Esta sería una jornada importantísima de la Liga Santander. El Real Madrid visitaría Anoeta y el Barcelona el Sánchez-Pizjuán. Mallorca y Leganés disputarían un encuentro vital por el descenso y Atlético y Valencia recibirían a Valladolid y Osasuna para intentar asegurar su posición europea.

Yo tendría que poner un ojo en el Celta - Alavés, vital para la permanencia de los vigueses, pero el coronavirus nos ha dejado sin liga, sin fútbol, sin deporte y sin otras cosas mucho más importantes que la pelota.

En su lugar, me he visto obligado a entrar en Youtube y recordar aquellos dos goles de un joven Iago Aspas para tumbar al 'Glorioso' y salvar a 'su' Celta del descenso a Segunda B y de la desaparición. Me he encontrado con algunos 'highlights' de Ronaldo Nazario y con otra eterna comparativa de goles y asistencias de Leo Messi y Cristiano Ronaldo. Ahora mismo, sábado por la tarde, me vería cualquier evento que se pareciera un poco a un partido de fútbol.

De hecho...

En otra ventana del navegador tengo abierta una aplicación con los encuentros que hay en directo, y decido seguir con asombro el más importante del día, de la semana y seguramente del mes: la Supercopa de Tayikistán, el único título que alguien podrá levantar en quién sabe cuánto.

Después de comprobar que existe, tanto el país como el supuesto partido, me empiezo a poner nervioso: Rixsiboev marcó en el minuto 2 para el Khujand, así que el encuentro me pilla con el Istiklol Dushanbe volcado sobre la meta de alguien que no sé quién es. Las gradas del Pamir Stadium de Dushanbe esta vacías por orden de las instituciones, y el equipo local lo acusa. "Normal", pienso. En la aplicación ni siquiera salen los remates a puerta ni la posesión, así que la tensión es mayor todavía. Qué diablos está pasando.

Mientras, busco información en internet. El Istiklol ha ganado los seis últimos títulos de la liga de Tayikistán. Y juega en casa, así que vamos, voy, con el equipo pequeño por esa constante derrota vital que de adolescente me hizo ser de los Sacramento Kings en la NBA.

Error. Otro más.

De repente, Dzhalilov anota en el 76'. Empate. Cuidado. Acto seguido, nuevo aviso de la aplicación: alguien ha marcado. La aplicación tarda unos segundos en actualizarse. Los segundos más largos del confinamiento.

Resulta que Rahimov, enemigo a partir de ahora, marcó para el Istiklol, que se va a llevar la copa, la novena de su historia. Una vez más, el fútbol ha sido injusto con los aficionados del Khujand en una remontada que nada tiene que envidiar a la Champions de Estambul que se llevó el Liverpool.

Mañana domingo arranca oficialmente la liga, con los campos vacíos de espectadores a pesar de que en el país no hay ningún caso de coronavirus, pero con el balón en juego, como en Bielorrusia, Nicaragua y Burundi, los únicos países que mantienen sus competiciones en pie.

Larga vida al Khujand.