Deportes

«Si nos salvamos será una gesta»

«Si nos salvamos será una gesta»

Víctor Sánchez no esconde la dificultad que tiene la permenencia para el ESpanyol

Víctor Sánchez es una de las voces más autorizadas del vestuario del Espanyol. El mediocentro está convencido que el equipo blanquiazul conseguirá la permanencia pero es consciente de la dificultad que entraña. El parón por el coronavirus puede ser beneficioso para romper la mala racha que arrastraba el equipo e iniciar el tramo final con la mente limpia. «Podría ser por cómo veníamos antes y porque teníamos muy pocos puntos. Si logramos la salvación será un hito y lo recordaremos durante mucho tiempo», ha asegurado el centrocampista tras el entrenamiento matinal. Víctor ha añadido que « siempre es complicado trabajar individualmente, pero los preparadores del club nos han ayudado a volver relativamente bien. Teníamos ganas de empezar». El futbolista blanquiazul valora positivamente el trabajo en grupo del equipo: «Echábamos de menos tener experiencias de partido y sentirnos jugadores. Ha ido bien empezar poco a poco, primero por parejas, después por grupos... pero lo que queríamos era empezar juntos y competir».

El discurso de Víctor Sánchez rezuma optimismo y confía en ofrecer una buena imagen a partir de ahora: «Estamos bien y dentro de diez días estaremos mejor. Debemos ir cogiendo físico, resistencia e intentar que el equipo llegue lo mejor posible. Hemos sufrido todos los equipos lo mismo, quizá nosotros algo más por los contagiados, pero tenemos que adaptarnos». Lamenta, eso sí, tener que jugar sin público en Cornellá: «Nos gusta jugar con nuestra gente. La competición en este sentido está un poco desvirtuada por eso. No va a ser justo o equitativo respecto a otros equipos que han jugado más partidos con público y salimos perjudicados en esto. Pero así son las circunstancias». También expresa su preocupación por las altas temperaturas que puede padecer el equipo al tener que jugar en pleno verano: «Tenemos claro que si se puede jugar a una hora determinada se jugará, pero si hace mucho calor, los partidos se disputarán más tarde. Es algo que no podemos cambiar ni lo conseguiremos quejándonos».

Víctor Sánchez mantiene la esperanza y transmite serenidad. «Volvemos con la responsabilidad de saber que estábamos haciendo un año muy malo, pero que tenemos ese margen para cambiarlo. Quedan once finales», apunta antes de reconoce que será necesario hacer un reset completo: «Todo esto nos ha ayudado a abstraernos del bucle en el que estábamos. Hay equipos que empiezan la temporada como un tiro y acaban mal o al revés. Ojalá sea un punto de inflexión. Es una desventaja de seis puntos que se puede acortar o superar». «El equipo ha cambiado mentalmente. Se ha abstraído de todo. Somos un equipo muy de rachas. Hemos tenido una dinámica mala este año, pero somos totalmente capaces de ganar», asegura. El centrocampista también ha valorado el estado físico de los jugadores que han estado contagiados por el coronavirus. No hay que olvidar que el Espanyol ha sido el equipo más castigado, con ocho futbolistas afectados y dos miembros del cuerpo técnico: «Lo han pasado mal en casa y han estado tiempo parados. Somos un equipo que hemos sufrido con eso y ojalá esto no repercuta después en el resultado final de la Liga». Su ultima reflexión ha sido para el Alavés, el primer rival tras este parón: «Tenemos claro que no está acabado todo si no se gana este partido, pero debemos sumar desde ya. Todo lo que sumemos al principio será bueno. Pueden pasar muchísimas cosas».