Deportes

El gafe del héroe Ramos

El gafe del héroe Ramos

Sergio Ramos pasó en 24 horas de aplaudir el estilo arbitral que se gasta en la Champions a no saber por qué el colegiado italiano no había acudido a la pantalla a revisar el empate del Manchester City. El capitán blanco reclamó una falta de Gabriel Jesús a la hora del remate en el 1-1. ¿Suficiente para anular el gol? Así lo reclamó todo el Bernabéu y también los jugadores del Madrid. «Seguro que Gabriel empujó un poco a Sergio, igual que yo a Mahrez en la primera parte», dijo Vinicius, confesando a la vez una falta propia. Una queja que no admitió Daniele Orsato, el árbitro convertido en protagonista en los últimos minutos.

Tras esa polémica acción, donde consideró que el delantero no había ejercido la fuerza suficiente en el desplazamiento, señaló en unos minutos un penalti claro de Carvajal y enseñó una roja precisamente a Ramos, que ni siquiera protestó la acción. El hombre que cambió la historia del Real Madrid en la Champions, con aquel cabezazo en Lisboa para salvar la Décima, enlaza dos años negros en la gran competición. No estará dentro de tres semanas en la vuelta de octavos, igual que le sucedió en la temporada pasada. Entonces recibió una sanción de dos partidos por reconocer, de forma sorprendente, que había buscado adrede una amarilla en la ida, en Amsterdam, para perderse la vuelta del Bernabéu y llegar limpio a unos cuartos de final que después nunca existieron para su equipo, al ser goleados por el Ajax en casa. Una de las imágenes de esa noche fue la de Ramos en el palco de jugadores mientras era grabado por las cámaras que rodaban por entonces su documental.

Ahora, el central tendrá que ver desde fuera cómo sus compañeros intentan la remontada en el Etihad Stadium. Sólo una vez en la historia dio la vuelta el Madrid a una eliminatoria tras perder el partido de la ida en casa (Tirol, 1970). La última vez que lo intentó, sin éxito, fue en el Camp Nou, en 2011, con José Mourinho en el banquillo. «Es una jugada clave. El árbitro me dijo que no había nada, que no era empujón», comentó después Zinedine Zidane sobre la jugada que más comentarios generó al finalizar el encuentro.

Penalti y roja local por primera vez

Vinicius, un rato después, seguía encendido con el árbitro: «Todos estamos cabreados. Siempre vienen aquí y pitan contra nosotros». Este miércoles Orsato entró en la historia al ser el primero en pitar en el mismo partido en la Copa de Europa un penalti en contra y expulsar a un jugador del Madrid en el Bernabéu. Lo cierto es que el italiano venía con fama de ser el juez más anti casero de toda la Champions, con unos números llamativos: nueve victorias locales, tres empates y 18 victorias visitantes en los 30 partidos que ha dirigido. Quizá éste sea el último, si así lo considera la UEFA, ya que está en su última campaña en activo, como recordó el propio Guardiola en sala de prensa. «Si protestan, será por algo», respondió empático con los locales.

Curiosamente, en la previa del choque, Ramos había ensalzado el arbitraje de la Champions en comparación con el de la Liga. Lo decía el capitán blanco por el malestar del vestuario con Hernández Hernández, el colegiado de la derrota ante el Levante.