Deportes

Sainz, "muy enfadado" por su extraña avería en Sakhir: "Si hay un día en que no podía pasar era hoy"

Sainz,

Las buenas sensaciones del viernes se truncaron por completo para Carlos Sainz en la Q2 del GP de Bahrein, donde sufrió un trompo que le condena al decimoquinto puesto de la parrilla. La primera vuelta resultó fatídica para el madrileño, que tras perder el control de su McLaren en la curva 1 y ni siquiera podía marcar un tiempo. Lewis Hamilton consiguió su undécima 'pole' de la temporada (1:27.264), por delante de Valtteri Bottas y Max Verstappen.

Sainz no tuvo ninguna responsabilidad en lo sucedido, sino que fue víctima de una avería en los frenos traseros, que bloquearon sus ruedas. El MCL-35 quedó varado en una zona peligrosa, por lo que la dirección de carrera optó por detener la sesión durante unos minutos para que la grúa retirase el coche de la pista.

La frustración de Sainz, que venía de sumar 34 puntos en las cuatro últimas citas del Mundial, se plasmó ante los micrófonos. "Los fallos mecánicos no son mala suerte, sino algo que sucede en la competición y si hay un día en que no podía pasar era hoy", subrayó en declaraciones a Movistar F1.

"Hemos tenido ese problema en el sistema de frenos cuando íbamos a poner el neumático medio para intentar pasar con él a la Q3. No sabemos qué es exactamente", analizó tras una clasificación donde soñaba con entrar entre los cinco primeros y donde su compañero Lando Norris acabó noveno. "Esto nos deja con opciones mínimas mañana. Lo siento, pero es que estoy muy enfadado", finalizó el español, que ve frenadas sus opciones de seguir progresando en el Mundial.

El orgullo de Pérez

En cualquier caso, la avería supone un capítulo más de su pésima racha de resultados en Sakhir, un circuito donde no ha podido sumar un punto en cinco participaciones. Desde su debut en 2015 acumula cuatro abandonos, con el undécimo puesto de 2018 como mejor posición.

La mala fortuna del español también fue compartida por Ferrari, su próximo equipo, que tampoco pudo meter a ninguno de sus coches en la Q1. Tras la mejoría de hace dos semanas en Estambul, Sebastian Vettel y Charles Leclerc partirán desde la undécima y decimosegunda posición de la parrilla, respectivamente.

El sábado tampoco resultó propicio para Lance Stroll, el autor de la 'pole' del GP de Turquía, que arriesgó demasiado con la elección de los neumáticos intermedios y quedó relegado al decimotercer puesto. Una vez más, el honor de Racing Point fue salvado por Sergio Pérez, capaz de impulsar al RP20 hasta la quinta plaza. La enésima muestra de talento del mexicano, que el lunes ha convocado una rueda de prensa donde aclarará su futuro.