Deportes

Robert Moreno y el "prejuicio cognitivo de confirmación"

Robert Moreno y el

El seleccionador español, Robert Moreno, sintió una mezcla sensaciones tras cumplir el objetivo de clasificar a España para la Eurocopa 2020: la alegría por cómo se produjo, con un tanto de Rodrigo Moreno en el minuto 92 en Suecia, y lo que definió como "prejuicio cognitivo de confirmación". En ninguno de sus sueños aparecía la posibilidad de ser seleccionador. Nueve años como mano derecha de Luis Enrique Martínez tras formarse en clubes catalanes como Hospitalet, Castelldefels y Damm, hasta que llegar al Barcelona le cambió el camino y la vida.

La grave enfermedad de la hija de Luis Enrique provocó una situación en la que Robert asumió galones hasta la renuncia definitiva del asturiano. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no tuvo dudas. El presidente, Luis Rubiales, y el director deportivo, José Francisco Molina, querían dar continuidad al trabajo iniciado con éxito, al equipo que llevó a cabo la regeneración de la Roja. No se contempló la llegada de ningún técnico español de mayor experiencia. Mucho menos de uno nacido fuera.

En un momento en el que el mundo del fútbol y todo lo que le rodea estaba de acuerdo en la figura del seleccionador, con Luis Enrique suavizando el perfil agrio sembrado en su última etapa en el Barcelona, el debate se reabría con la apuesta por un técnico sin experiencia como primero en grandes citas. Es algo que no se quita de encima Robert Moreno, quien para muchos está en el cargo sin merecerlo y sigue dando la imagen de técnico interino, cuando la realidad es que es quien ha terminado el trabajo para acceder a la Eurocopa 2020 y ha tomado decisiones nuevas en el camino, como la titularidad de Kepa Arrizabalaga, la llamada de jugadores del perfil de Pablo Sarabia que no contaban para Luis Enrique y apostar por una meritocracia que abre más que nunca las puertas de la selección al jugador que está en un momento dulce de forma.

"Hay gente esperando la primera derrota"

"Aunque intentas aislarte de la prensa en la semana en la que juegas, al final escuchas comentarios. Cuando vas perdiendo hay comentarios de gente que considera que quizá yo no era la persona ideal y está esperando a que eso pase. Se llama prejuicio cognitivo de confirmación. Cuando pasa algo que estás esperando, dices que ya lo decías tú". Así expresó Robert lo que siente.

El seleccionador mandó un mensaje de unión tras clasificar a España para la Eurocopa. No quiere trincheras, ni que regresen al día a día de la selección antiguos enfrentamientos duros, como en las épocas de Javier Clemente o Luis Aragonés como seleccionadores. "Les invito a cambiar su forma de pensar", aseguró Robert. "Porque vamos todos con la misma camiseta y mis decisiones no son para perjudicar a nadie, lo hacemos con la mejor de las voluntades y con ganas de que todos se sientan orgullosos del equipo".

"Pero hay gente esperando a que llegue la primera derrota. Soy consciente de que cuando pase esa gente que considera que no tengo que estar aquí, en ese momento sacará toda la artillería y dirá lo que piensa. Es normal, cada uno tiene su opinión y es respetable", añadió.

Para Robert Moreno la unidad es la clave del éxito. "Juntos somos mejores", aseguró, aunque advirtió de que no se desgastará en batallas que no puede controlar porque es consciente de que ante el "prejuicio cognitivo de confirmación" siempre se tienen todas las de perder.