Deportes

Raúl Bravo: «Decir que yo ordené asesinar a Kovacevic es una locura»

Raúl Bravo: «Decir que yo ordené asesinar a Kovacevic es una locura»

«Netflix se queda corto con la película que están haciendo aquí», asegura el futbolista

Raúl Bravo, exjugador entre otros equipos del Real Madrid y exinternacional con la selección española, vuelve a estar en el objetivo de los medios por un tema que va más allá del fútbol. El que fuera investigado como supuesto cabecilla de la trama Oikos fue señalado por la prensa serbia como instigador del tiroteo al también exfutbolista Darko Kovacevic.

Bravo, que ahora juega en la UE Gandía, equipo de la Primera Regional de la Comunidad Valenciana, radicado en la localidad donde nació, ha salido al paso de este última acusación y la ha tachado de «locura» y «disparate».

«Estas cosas a mí no me afectan pero mi familia lee esta barbaridad y duele. Me ha llamado Darko para preguntar cómo me encontraba y asegurando que vaya dispararate lo que se ha publicado. Hemos sido compañeros de habitación y tenemos una relación muy buena. No tiene ni pies de cabeza. Netflix se queda corto con la película que están haciendo aquí», señaló en una entrevista en el programa 'A diario' de Radio MARCA.

«Una revista de prensa rosa de Serbia saca la noticia y te quedas pasmado cuando asegura que yo ordené el asesinato de Kovacevic. Lo que no vende no interesa y poner que yo quiero asesinar a Darko vende más», añadió. «La relación, repito, es súper buena. Es algo que no tiene ni pies ni cabeza. Es un invento, una locura»

«En casa están un poco asustados, pero yo sabía que Darko se iba a reír cuando viera esta noticia. Ha tardado dos días en llamarme y es lo único que le puedo reprochar», explica.

«Él no se ha metido en ningún lío y no sabe por qué ha ocurrido todo esto. Ha ganado mucho dinero jugando al fútbol y le he dicho que esté tranquilo. Conociendo a Darko he pensado que fue un intento de robo. No me imagino que alguien quiera hacerle daño», zanja el asunto Bravo.

Respecto a su implicación en la Operación Oikos, el jugador reconoce que «después de lo que ha pasado hace unos meses la gente murmura cuando me ve. Siempre estoy en el punto de mira pero lo llevo bastante bien. Mi conciencia está tranquila, me divierto jugando al fútbol y hago una vida sana. Espero que se demuestre todo lo que estamos peleando».