Deportes

"Que vaya líder me hace reír" o por qué nadie domina el Mundial de MotoGP

El domingo pasado, como ocurrió el anterior, un consuelo esperaba a Andrea Dovizioso en las pantallas de su garaje, uno que endulzaba la peor carrera de su vida en Misano, uno que ocultaba la desesperación sobre su Ducati: seguía líder del Mundial de MotoGP. Después de las siete primeras carreras de esta temporada que sólo contará con 14, el italiano mantiene su vitrina casi vacía -un tercer puesto en Qatar y una victoria en Spielberg- y pese a ello manda en el campeonato más raro de siempre.

Qué más da que esté a un paso de la jubilación tras discutirse con todos sus jefes, qué más da que la Desmosedici ya no sea la centella que fue: nadie es capaz de superar a Dovizioso. ¿Por qué? "Yo no lo entiendo. La clasificación me hace reír porque no entiendo que vaya primero yendo tan despacio", reconocía el propio piloto en una incredulidad que recorre todo el paddock.

En el año de la ausencia de Marc Márquez, cuando Dovizioso, Maverick Viñales, Valentino Rossi o Álex Rins cuentan con una oportunidad única, nadie ha alcanzado el excelente ni tan siquiera el notable y, es más, varios pilotos suspenden. A estas alturas, cada curso hay varios pilotos por encima de los 100 puntos y éste Dovizioso sobresale con sólo 84. Ha habido seis ganadores para siete carreras, ningún aspirante ha subido más de tres veces al podio y si venciese este domingo en Montmeló (14.00 horas, DAZN), el octavo clasificado, Miguel Oliveira, podría colocarse líder.

Preguntados por las razones, los protagonistas nombran la inseguridad de los neumáticos Michelin o problemas de sus propias motos -como la falta de fiabilidad del motor de las Yamaha-, pero nadie se atreve a señalar hacia el gran vacío. Sin Márquez, la actitud del resto ha cambiado: están más tensos, más erráticos, muy distintos.

El mismo Márquez, aún dolorido de su lesión en el húmero, de visita a Montmeló el jueves, analizaba así la situación: "En las videollamadas que hacemos en el equipo bromeamos porque parece que nadie quiera ganar este Mundial. Esperaba más de muchos pilotos, pero es que es muy diferente ser perseguido que ser el perseguidor. Cuando eres perseguido y sabes que tienes que ganar, te entran muchas dudas, tienes mucho que perder y no pilotas igual. A mí me pasó. En 2015, cuando ya era favorito, me costó aceptar ese cambio de rol", exponía Márquez, nombrando su único año en MotoGP que acepta la comparación.

Sólo en aquel 2015 de las constantes caídas Márquez estaba por debajo de los 84 puntos después de las siete primeras carreras. En sus otras seis temporadas ya estaba por encima, en cinco de ellas rebasaba los 100 puntos y en algunas ya sería casi campeón: el año pasado, sin ir más lejos, contaba a estas alturas con 140 puntos.

Más allá de asuntos mecánicos, únicamente la psicología aguanta como motivo de tantos errores entre los campeones futuribles y es precisamente en esa rama de la preparación deportiva donde el Mundial cojea. Muy pocos pilotos admiten trabajar la mente con un profesional y la mayoría se entrega a dar gas como única necesidad.

"Y es evidente que podría ayudarles mucho. Para alcanzar su máximo rendimiento, los pilotos necesitan fluir, tener mucha estabilidad, sentirse libres de presión y de ahí los resultados de este año. Hay muchos errores, mucha irregularidad porque muchos piensan que éste es su momento y eso les atenaza", apunta Jesús Casado, psicólogo de pilotos como Julián Simón. Según analiza, los resultados de Maverick Viñales, intratable en los entrenamientos y temeroso en carrera, pueden ser la demostración última de los efectos de tensión extra y su evolución en la segunda parte de la temporada será interesante.

Porque la anomalía vivida hasta ahora podría redirigirse antes de final de año. La victoria de Viñales el último domingo en Misano apunta a que ya ha solucionado sus problemas, Dovizioso ha prometido cierta mejora por el "buen trabajo" de Ducati; y los jóvenes Quartararo y Mir podrían animar la lucha por el título tal y como recordaron este viernes en los entrenamientos. El Mundial más torpe podría convertirse en el más emocionante. Sólo falta que sus aspirantes sepan ganar bajo la sombra de Márquez.


  • Ultima hora
  • Traductor español
  • Programación
  • Calendario 2020
  • Horoscopo hoy
  • Peliculas hoy
  • Temas
  • UCAM Murcia - Movistar Estudiantes
  • Baxi Manresa - Monbus Obradoiro
  • En directo, final de la Supercopa de Europa: Bayern Munich - Sevilla
  • Unicaja - Barça
  • Urbas Fuenlabrada - TD Systems Baskonia