Deportes

Ota exhibición de Quartararo en Jerez

Ota exhibición de Quartararo en Jerez

El francés logra su segunda victoria consecutiva y son 50 puntos con respecto a Márquez; Rossi fue segundo y Viñales, tercero

El francés Fabio Quartararo vuela libre en este Mundial de MotoGP 2020 y sin rivales que le arranquen ningún suspiro. Segunda victoria consecutiva en este campeonato con la que pone 50 puntos de ventaja sobre el lesionado Marc Márquez, gracias a otra carrera descomunal desde la pole y sin opositores que pudieran acercarse siquiera a su ritmo. Primero y con más de 98 segundos de ventaja sobre las Yamaha oficiales pilotadas por Maverick Viñales y un deslumbrante Valentino Rossi, que regresa al podio por primera vez desde Austin 2019.

Para motivarse, el francés, con 21 años, vio antes de la carrera el vídeo en el que Marc Márquez hace 40 flexiones tres días después de operarse del húmero en el reconocimiento médico que le daba apto para correr en este domingo. En su ausencia en la parrilla, Quartararo encontró el camino de la victoria en la primera vuelta, en cuanto escuchó de refilón el motor de Viñales. Apretó los dientes y se lanzó a la aventura de volver a liderar todas las vueltas. «Ha sido una carrera muy difícil, pero estoy muy feliz, y mi familia ya debe estar descorchando las bebidas para brindar. 25 vueltas con este calor, los pies y las manos me quemaban. La carrera más física y difícil de mi carrera. El año pasado hicimos una temporada muy buena para ser novato y este año ya tenemos dos victorias de dos. Cuando vuelva a casa en el avión me daré cuenta. No tuve tiempo disfrutar la primera victoria porque ya estaba concentrado en la siguiente. Con Marc sabemos que es más difícil ganar, pero es bonito tener a alguien que te empuja. Si estamos aquí es porque él me empujó el año pasado».

Lo consiguió sin oposición, demasiado apagado Viñales por el calor de los neumáticos, el motor y la moto de su compañero Valentino Rossi, que llegó a estar durante buena parte de la carrera en la segunda posición. «Me costaba respirar. Me ha pasado Valentino y no podía seguirle, he tenido que aflojar porque no tenía ritmo y los neumátios se desgastaban mucho», aceptó el piloto español, que a dos vueltas para el final logró encontrar ese plus para atrapar la segunda plaza. Bronce para el eterno piloto italiano, sonriente de nuevo después de más de un año sin estar en el podio. Admitió el 46 que sí se ha planteado más de una vez si no está demasiado mayor, pero el Gran Premio de Andalucía le ha devuelto la ilusión por continuar en el Mundial.

Consiguió la tercera plaza por lucha, tesón y algo de suerte, porque Jerez vio cómo los actores secundarios tomaban un paso adelante y dejaban atrás el respeto y el miedo por los veteranos. Pecco Bagnaia se sopbrepuso a un inicio raro y escaló puestos hasta rodar varis vueltas en segunda posición. Pero a falta de cinco vueltas se le rompió el motor. Adiós a las malas. Fue la misma mala suerte que tuvo Franco Morbidelli, que también luchó por el podio durante buena parte de las 25 vueltas.

El calor fue otro de los grandes enemigos en una carrera que solo terminaron 13 pilotos. Incluso Cal Crutchlow recién operado del escafoides, que había decidido parar por el terrible dolor, fue convencido por su equipo de que continuara en carrera para atrapar puntos. Tres se ha llevado el británico. Así como de aplauso ha sido la actuación de otro recuperado a medias, Álex Rins, con el hombro todavía muy débil, pero décimo al final.