Deportes

Ni la desconcentración gana a Marc Márquez: victoria en Cheste para cerrar el año

Ni la desconcentración gana a Marc Márquez: victoria en Cheste para cerrar el año

Viven los hermanos Márquez unos días nerviosos, quizá los días más nerviosos de sus vidas, pues están cerca de cumplir su sueño compartido y por fin correr juntos en MotoGP e incluso en el mismo equipo, el Repsol Honda. "No estoy tranquilo al 100%", reconocía el pequeño Álex antes de que Marc admitiera que también le faltaba concentración. Después de celebrar en Cervera sus respectivos títulos, en el paddock de Cheste acudían este domingo a más actos de los habituales, estaban en todos los lados, y allá donde iban eran preguntados por lo mismo.

"No tengo ninguna novedad", respondía Álex sobre su posible fichaje, aunque en privado Honda y su representante, Emilio Alzamora, admitían la cercanía. A ninguno de los dos hermanos les cuestionaban sobre la última carrera del año, ya intrascendente, ya puro entretenimiento, pero sobre el asfalto ambos demostraron su carácter.

En Moto2, Álex Márquez, que necesita todo en orden, un piloto matemático, reposado, estudioso, vivía la peor carrera de la temporada, peleaba sólo por ser quinto y finalmente terminaba por los suelos. Y en MotoGP, en cambio, Marc Márquez, que es rápido en cualquier circunstancia, tenga la mente donde la tenga, remontaba hasta colocarse primero, se escapaba y cerraba su decimosegunda victoria de la temporada.

Fue la exhibición definitiva del mayor de los hermanos Márquez, la enésima demostración de su preeminencia en el Mundial. Pese a que todo lo que le rodea estos días le desconcentró en la salida y se descubrió sexto en la primera curva, poco a poco recuperó posiciones y, en el ecuador de la prueba, ya sentenciaba la misma. Adelantó a Maverick Viñales, a Andrea Dovizioso y a Álex Rins en la primera vuelta, se deshizo de Jack Miller en la segunda cuando advirtió que Fabio Quartararo intentaba escaparse y finalmente atrapó al francés sin piedad.

Su triunfo sirvió para confirmar 2019 como su mejor temporada, pues acabó con más puntos (420) y podios que nunca (18) y para cerrar la llamada 'Triple Corona'. Después de proclamarse campeón del Mundial de pilotos y de entregar a Honda el Mundial de constructores, los 25 puntos sirvieron al Repsol Honda para hacerse también con el Mundial por equipos. Aún optaba Ducati a ese premio, pero el cuarto puesto de Dovizioso -por detrás de Quartararo y Miller- y la caída de Danilo Petrucci dejó a la marca italiana sin opciones.