Deportes

Muere Miguel Ors, el periodista que avaló ante Franco el papel olímpico del Príncipe Juan Carlos

Muere Miguel Ors, el periodista que avaló ante Franco el papel olímpico del Príncipe Juan Carlos

Miguel Ors era un clásico entre los clásicos de la prensa deportiva española. Primero por edad (ha fallecido con 91 años). Luego, por experiencia (ingresó en TVE en 1957). Y siempre por longevidad profesional (hasta, prácticamente, el final ha estado escribiendo su columna en La Razón).

Podía hablar del estepario deporte español de los años 40 y 50, concentrado en una trilogía de penurias o, simplemente, escaseces y limitaciones de todo tipo: fútbol, ciclismo y boxeo. Y podía extenderse acerca de las abundancias posteriores, fechadas en origen, para situarlas en un marco económico, político y sociológico, a partir de 1992, de los Juegos Olímpicos de Barcelona. A todo accedía su memoria, a todo alcanzaban sus conocimientos.

Era un hombre de la "vieja guardia" del periodismo, criado en la escuela del diario Pueblo de Emilio Romero. El rotativo, del que llegó a ser subdirector (también de El Imparcial), era una universidad del periodismo. Universidad de aula y calle. Una fragua y un crisol donde se forjaron generaciones de "plumillas" de raza, rebeldes a directrices y rutinas. Iistos, vivos, vocacionales... Con Ors se amamantaron en deportes José María García y Juan Manuel Gozalo. ¿Alguien los ha superado?

Ors (Miguel Ors Candela) era de Barcelona, pero llegó a Madrid en 1947. Estudió Derecho en el viejo caserón de la calle de San Bernardo. Pero él era periodista. Le atraían la política y los deportes; y en sus artículos deportivos se mezclaban a menudo ambos aspectos. Y, sí, no iba para abogado, sino para periodista. Y como tal se consagró en Televisión Española, en la que permaneció durante 35 años, primero como cámara "a pie de pista" y más tarde presentando y dirigiendo programas como "Todos los deportes", "Graderío", "Campeones", "Cartel", "Ayer domingo", "Gran Premio", "Mirador de los deportes" y "Estudio Estadio", todavía un referente entre los programas deportivos de RTVE. También, entre 1962 y 1977, presentó los deportes en el Telediario.

Fue jefe informativo del Mundial de Fútbol de 1982. Cubrió cinco Campeonatos Mundiales de Fútbol, seis Juegos Olímpicos de Verano y unos de Invierno. Aunque asimismo destacó en la prensa de papel y en las ondas (Radio Peninsular, Radio Intercontinental), la televisión, aquella televisión en blanco y negro, aquella televisión de dos canales, le hizo enormemente popular.

La anécdota con Franco

Tenía una gran voz y unos primeros planos rotundos. Sorprendía conocerlo en persona. Quien esperaba ver a un hombretón se encontraba con alguien de baja estatura. Eso le ocurrió a Franco. El Caudillo estaba muy preocupado por la actuación que pudiera brindar, en los Juegos Olímpicos de Múnich'72, el Príncipe Juan Carlos, a quien había elegido como sucesor. Temía que no estuviese a la altura de su rango o, incluso, que, ante los ojos del mundo, hiciera el ridículo. Y requirió a Ors para informarle.

Franco se sorprendió al verlo y le dijo: "Es usted muy bajito, Ors". El periodista, según lo narró muchas veces en entrevistas (era su anécdota favorita), le respondió: "Me enorgullece tener la misma estatura que Su Excelencia". Pero, como contaba a gente cercana, la auténtica respuesta fue: "Usted también, Excelencia". Se arrepintió en el acto. El silencio sobrevenido no presagiaba nada bueno. Ors palideció. Pero el Caudillo, probablemente más divertido que molesto, no lo tomó en consideración y estuvo interrogando largo rato al periodista, que le aseguró que el Príncipe no quedaría mal. A Franco le gustaba la vela y quedó tranquilizado con la charla.

Ors era futbolísticamente del Atleti. E ideológicamente conservador. Muy conservador. La reciente política española y, en especial, la irrupción de Podemos y el crecimiento del soberanismo catalán suscitaba en él comentarios muy negativos acerca del futuro del país. Cuidó abnegadamente en los últimos años de su mujer, Margarita, enferma. Nuestro compañero Miguel Ors Villarejo siguió, aunque especializado en Economía, los pasos periodísticos de su padre, un hombre entregado a su profesión y por cuya valía recibió, entre otros galardones, la Medalla al Mérito Deportivo, la Antena de Oro y el Premio Ondas.

Todos cuantos nos dedicamos a esta profesión lo conocimos. Muchos lo admiramos y todos le agradeceremos siempre su trato amable y cercano.