Deportes

Muere Maradona

Muere Maradona

Diego Armando Maradona ha fallecido este miércoles a los 60 años de edad tras sufrir un paro respiratorio, según anunció el periódico Clarín en su edición digital.

El ex futbolista estuvo a principios de este mes diez días internado en una clínica de Buenos Aires por anemia, deshidratación y con un "bajón anímico", pero al hacerle chequeos se le diagnosticó un hematoma subdural por el que fue operado. Tras pasar por el quirófano, el eterno '10' se instaló en su casa de Tigre, una localidad situada al norte de Buenos Aires, donde finalmente ha fallecido.

Maradona está considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia del fútbol. Pasó de futbolista a leyenda en el Mundial de México 1986, cuando capitaneó a Argentina para ganar la Copa del Mundo. Su doblete contra Inglaterra en los cuartos de final del torneo, con La Mano de Dios y el mejor gol de siempre, recorriendo la mitad del campo mientras sorteaba defensas sin parar de camino al altar del balón. "Barrilete cósmico, de qué planeta viniste", gritaba Victor Hugo Morales.

34 años después de aquello, el mundo despide a un Maradona que es religión en Argentina e icono en Nápoles, club al que levantó de las cenizas para llevarlo a conquistar Italia. En España pasó dos épocas, en Barcelona y en Sevilla, con más protagonismo en su vida nocturna que en el balón, pero para siempre recordado.

El pasado 30 de octubre, el día de su 60 cumpleaños, el 'Cebollita' se dirigía al mundo en plena pandemia por el coronavirus. Lo que no sabía, ni sabíamos, es que esas serían sus últimas palabras en público. "Quiero que todos los argentinos estén bien. Tenemos un país hermoso y me da mucha pena cuando veo chicos que no tienen para comer, yo sé lo que es pasar hambre, sé lo que se siente en la panza cuando no comés por varios días y eso no puede pasar en mi país", decía.

"Yo sólo quiero que mi papá siga viviendo"

Detrás quedaban sus peleas con su ex, Claudia Villafañe, sus hijas, Dalma y Giannina, -durante años se le conocieron sólo dos, pero en realidad tiene ocho. O probablemente diez-, los recuerdos de un difícil 2020 que le había recordado todo lo bueno y todo lo malo de su carrera: 34 años de La mano de Dios y de México; los 30 años de la histórica derrota en el debut de Italia 90 ante Camerún, del gol de Claudio Caniggia para vencer a Brasil, de la semifinal ganada ante Italia y de la final perdida con Alemania por un penal pateado a los 85 minutos por Andreas Brehme, un penal que, aún hoy, todo un país sigue insistiendo en que no fue tal.

"Yo sólo quiero que mi papá siga viviendo", exclamaba en público GIannina. Es un grito que toda Argentina lleva pronunciando durante años mientras observaban a un Maradona cada vez más humano, más abandonado. Sus apariciones en el Mundial de Francia 2018, 'crucificado' en el palco de honor de cada estadio en el que jugaba su selección, se convirtieron en 'meme' en las redes sociales pero reflejaron el mal estado del ser humano Diego, lastrado por las drogas, el alcohol y las malas compañías, aquellas que siempre le alejaron del césped.

"Maradona no es una persona cualquiera, es un hombre pegado a una pelota de cuero, tiene el don celestial de tratar muy bien al balón... Diego Armando estamos esperando que vuelvas. Siempre te vamos a querer", cantaba Calamaro. Así.