Deportes

Márquez celebra otro triunfo en Valencia, en la despedida de Lorenzo

Márquez celebra otro triunfo en Valencia, en la despedida de Lorenzo

Márquez: «Creo que sí estoy preparado para no ganar»

En apariencia, el Gran Premio de Valencia tenía el interés de ver quién sumaba una victoria más: títulos decididos desde hace semanas habían bajado la intensidad en esta última carrera. Pero desde el jueves cobró importancia proque sería la última de Jorge Lorenzo, que decidió decir adiós después de cinco títulos y un curso muy complicado.

Pero para Marc Márquez, no hay carrera sin competitividad. Estaba, sí, el título de Equipos en juego; pero para sí mismo, había una batalla que debía ganar hoy para el futuro: batir de nuevo a Fabio Quartararo. Frenar su ímpetu de veinteañero y dejarlo, una vez más, con la miel del primer triunfo en MotoGP en los labios. El francés salió primero en parrilla, pero a la sexta vuelta, el español aprovechó un pequeño hueco para adelantarlo y obligarlo a frenar. De nuevo, Quartararo sin premio, cortada su esperanza, minado su espíritu. De nuevo, Márquez, ni las migajas.

Doce victorias, dieciocho podios y, sobre todo, la moral de los rivales por los suelos. Ni siquiera en las carreras en las que debía disfrutar, con el título en casa, deja algo para los demás. El depredador ya gana en 2020. Y marca un listón altísimo con 420 puntos, dejando muy atrás el récord de Lorenzo en 2010 de 383.

Liberación de Lorenzo

Y el otro protagonista del domingo, Jorge Lorenzo, sumó dos puntos, estupendos para que el Repsol Honda ganara también el título de Equipos, los últimos de su también fantástica carrera profesional. Pasó por la línea de meta asintiendo, agradeciendo, con la pizarra dándole también las gracias. Plantó su bandera en la zona de sus aficionados y dio la vuelta de honor recibiendo el cariño de todos los hinchas del motociclismo, de todos los colores.

Lo esperaban en el pit lane Juan Llansá, su mecánico de toda la vida, y su padre, Chicho Lorenzo. Pero el pasillo se lo hizo, en primer lugar, los trabajadores de Ducati. Entró el box, se sentó, pero aguantó con el casco puesto. Pidió un poco de música y se abrazó con Alberto Puig antes de dar también las gracias. «No estaba muy a gusto y la pista estaba muy fría. He querido ir constante y celebrar sin caídas esta última carrera. Poder llevar la bandera de Lorenzo's Land y agradecer a todos los aficionados que estaban aquí hoy», comentó después antes de romper a aplaudir con toda la gente que se reunió en el box para despedirlo.

«Yo estoy más tranquila y lo veo feliz. Se va entero y se va a descansar, a curarse de sus heridas y a otra vida. Lleva desde los tres años montando en moto y son muchos años en el Mundial. Me voy a casa con él, tranquilito, sano y vivo. Yo lo apoyaré en todo lo que haga», comentó su madre María Guerrero.

En Moto2 ganó Brad Binder y no pudo terminar Álex Márquez, que se cayó en la quinta vuelta. En Moto3 el triunfador fue el jovencísimo Sergio García, de 16 años.