Deportes

Los proscritos del draft de la NBA: nadie los quiso y ahora han metido 70 puntos con los Miami Heat

Los proscritos del draft de la NBA: nadie los quiso y ahora han metido 70 puntos con los Miami Heat

Cada mes de junio, sesenta jóvenes de todo el mundo son elegidos en el Draft de la NBA. A priori podrían parecer muchos, pero a la hora de dar el salto a la liga muy pocos consiguen tener cierta regularidad. Ser un Top-5, un Top-10 o un Top-15 sólo te asegura un contrato mejor, pero para hacer carrera en la NBA tienes que tener algo que a veces no está en las predicciones que se hacen semanas antes a la elección, algo que muy pocos departamentos de 'scouting' son capaces de descubrir. Una virtud, o varias, que con el tiempo terminen de adaptarse a la perfección a uno de los treinta equipos de la liga. Y para ello se tienen que cruzar los astros, que el jugador lo muestre en el momento adecuado y que una franquicia sea capaz de verlo.

Eso es lo que les ha pasado a Kendrick Nunn y Duncan Robinson. Y, por ende, a los Miami Heat.

Nunn, base, 24 años. Jugó tres temporadas en la Universidad, se presentó al Draft de 2018 y no fue seleccionado. Tras pasar por la liga de desarrollo de la NBA (NBA G League), los Warriors le descartaron tras varios entrenamientos y los Heat le dieron la oportunidad. El resultado: Promedia 15 puntos, tres asistencias y dos rebotes y ha sido elegido como el Mejor Novato de la Conferencia Este en el mes de noviembre.

En su último encuentro ante los Atlanta Hawks, Nunn logró la máxima anotación de su carrera en la NBA: 36 puntos.

Robinson, alero, 25 años. Tres años en la Universidad de Michigan, se presentó al Draft de 2018 y no fue seleccionado. Los Heat le dieron la oportunidad haciéndole un hueco en su equipo afiliado en la liga de desarrollo, los Sioux Falls Skyforce. La temporada pasada ya consiguió jugar 15 partidos con Miami, aunque en sólo uno de ellos logró llegar a los 15 puntos (en el último del curso). La franquicia de Florida le hizo un contrato como jugador del equipo y esta temporada, ya con más minutos, está explotando.

Ha disputado como titular 19 de los 24 encuentros de los Heat, promedia más de diez puntos por noche y en su última aparición, esta pasada madrugada ante los Atlanta Hawks, logró, como Nunn, la máxima anotación de su carrera en la NBA: 34 puntos. Además sumó diez triples, récord histórico de una franquicia en la que ha jugado, por ejemplo, el mismísimo Ray Allen.

Los 70 puntos que han anotado Nunn (36) y Robinson (34) son la mayor combinación de tantos logrados por dos jugadores que no fueron elegidos en el draft de la NBA.

Y la noche de los récords de Miami no se queda ahí. Otros dos jugadores del equipo, Jimmy Butler y Bam Adebayo, se convirtieron en los primeros compañeros de los Heat en conseguir un triple-doble en el mismo partido. 20 puntos, 18 rebotes y diez asistencias para el escolta y 30 puntos, once rebotes y once asistencias para el pívot.