Deportes

Los consejos de Faubert a Braithwaite

Los consejos de Faubert a Braithwaite

El exjugador francés también protagonizó un sorprendente fichaje hace doce años

El fichaje de Martin Braithwaite por el Barcelona no es el primero que sorprende a los aficionados al fútbol. En este caso, la lesión de larga duración de Ousmane Dembélé permitió al club azulgrana abordar la contratación del danés. Aunque solo podrá jugar en Liga, la escasez de efectivos en la delantera a buen seguro que le proporcionará minutos.

Un caso similar fue el de Julien Faubert, quien llegó al Real Madrid cedido en el invierno de 2009. Un fichaje que no cuajó y que sirvió al futbolista como experiencia. Ahora, el excentrocampista francés que ejerce como segundo técnico del Fréjus-Saint-Raphaël, ha aconsejado a Braithwaite en una entrevista para «France Football»: «Yo me concentré en las cosas positivas. Paradójicamente, estas cosas positivas vinieron de otro país. Desde el mío, se burlaban la mayor parte del tiempo. Y desde mi país adoptivo, Inglaterra, fui apoyado y alabado porque vieron lo que podía dar en el campo. Tenía muchos mensajes positivos, y solo me concentré en ellos, sin prestar atención a lo que estaba pasando en negativo. Es lo mejor que puedes hacer. Como dije: no te llevan a fregar los vestuarios».

Según Faubert, Braithwaite, que ya ha debutado con el Barcelona y ha estrenado incluso su casillero de asistencias, tiene que tener algo para que el se haya fijado en él la dirección deportiva de la Ciudad Condal: «Si nos ficharon fue porque técnicamente no estábamos peleados con la pelota. El Barça, todavía un poco más que el Real, es conocido por su capacidad para mantener el balón... Para él, si juega, tendrá que adaptarse a la filosofía del Barcelona. Hay una gran planificación en el Barça. Deberá adaptarse, especialmente en sus movimientos, para actuar inmediatamente y ofrecerse en todo momento en un juego de triángulos, por ejemplo».

Finalmente, Faubert recordó su paso por el Santiago Bernabéu y destacó todo lo que aquellos días le regalaron: «En mi caso, aunque mi paso fue discreto y jugué poco, aprendí y progresé mucho. La dificultad era la velocidad del juego. Aprendí a ver la solución antes de recibir. El juego va muy rápido en espacios pequeños, muy rápido por el césped. También elevé mi nivel técnico, porque tienes que ver muy rápido y acertar rápidamente la ejecución del pase, la ejecución del control. Progresé mucho en esto. El Real, para cualquier futbolista, es el Grial. Para mí, Real y Barça son los clubes más grandes del mundo».