Deportes

Los agobios del piloto del Safety Car con la agresividad de Hamilton: «Es muy difícil tenerle detrás»

Los agobios del piloto del Safety Car con la agresividad de Hamilton: «Es muy difícil tenerle detrás»

Bernd Maylander revela el diferente estilo de conducción de algunas de las estrellas de la F1 tras el coche de seguridad

Bernd Maylander es toda una institución en el Mundial de Fórmula 1. El alemán lleva veinte años conduciendo el Safety Car (coche de seguridad) en los grandes premios, y en todo este tiempo solo se ha perdido una carrera. En su curriculum pone que ha liderado más de 700 vueltas, siempre con el pelotón de bólidos pegada a la trasera de su Mercedes AMG, y entre sus tareas está también probar el asfalto cuando las condiciones son tan malas que resulta impensable sacar un monoplaza a la pista.

El expiloto del DTM ha sido el protagonista de Beyond the grid, el podcast oficial del Mundial de Fórmula 1. Allí ha desvelado sus experiencias conduciendo por delante de las estrellas del campeonato y también ha desvelado cuál de todos es el piloto más complicado de llevar detrás.

«Schumacher era bastante tranquilo. Llevar a Bottas detrás es genial. Siempre se queda a la misma distancia del Safety Car y no me presiona mucho. Rosberg también era tranquilo, siempre a la distancia correcta, al igual que Verstappen. Vettel es un poco más duro, pero Hamilton es, sin duda, el más complicado».

Con 92 victorias en grandes premios, Lewis Hamilton acaba de lograr el récord de triunfos en el Mundial. Una marca que implica que también ha pasado muchas vueltas detrás de Maylander. «A veces es muy difícil tenerle detrás. Siempre está presionando, acelerando y frenando, conduciendo en zig-zag... Se acerca mucho a mi coche. No estoy seguro de que quiera presionarme, porque él sabe lo que hay. Es su estilo de conducción. Intenta hacer todo lo posible por mantener sus neumáticos en la temperatura correcta. Pero para mí es extraño, porque le suelo perder en los espejos y no sé si está a mi derecha o a mi izquierda».

Maylander vuelve a echar abajo el mito de que los coches van despacio cuando el coche de seguridad está en la pista. Pero es que las comparaciones son odiosas: «Si no me equivoco los monoplazas de F1 dieron una vuelta a Portimao en aproximadamente 1.17. Mi vuelta más rápida con neumáticos nuevos es de 1.58. Esa es la diferencia. Siempre lo contamos por kilómetro. Así es más fácil. Hay una diferencia de entre ocho y nueve segundos por kilómetros.. Es como un buen jet privado ante un Starfighter. Ambos vuelan, pero a diferente velocidad».

Ver los comentarios