Deportes

Las últimas palabras de Maradona antes de morir: "Me encuentro mal"

Las últimas palabras de Maradona antes de morir:

El mundo de deporte está de luto. Diego Armando Maradona ha muerto este 25 de noviembre a los 60 años debido a una parada cardiorrespiratoria mientras se encontraba en su casa del barrio San Andrés, en la localidad de Tigre , en Argentina. Una inesperada noticia que ha dejado completamente rota a su familia y a los seguidores que tenía repartidos por todo el mundo el reconocido deportista. Hasta cuatro ambulancias se desplazaron hasta el lugar donde ocurrió la tragedia tras una llamada a los servicios de emergencia, pero ni las maniobras de resucitación lograron que el Pelusa siguiera con vida.

Nadie se imaginaba que una semana después de que el ídolo nacional fuese intervenido por un coágulo en la cabeza -operación que fue todo un éxito- saltaran todas las alarmas de su fallecimiento. Con el paso de las horas son más los detalles que van saliendo a la luz de cómo ocurrieron los hechos y cómo vivió sus últimos momentos. Según las últimas informaciones y, tal y como recoge Daily Mail, la última persona que vio con vida a Maradona fue su sobrino.

"Me siento mal", fueron las palabras que dijo el ex futbolista antes de dirigirse a dormir. Un sueño del que nunca despertó. A la mañana siguiente fue una de sus asistentas quien se dirigió a su habitación para despertarlo tras la llegada de su psicólogo y psiquiatra. Al no obtener respuesta se temieron la peor de las noticias que era confirmada minutos después por medios locales. Maradona ha muerto.

Aquellos que lloran su muerte se despiden hoy en el velatorio que tiene lugar este 26 de noviembre en la Casa Rosada donde cerca de un millón de personas dan el último adiós a Diego Armando Maradona, que ganó la Copa Mundial de Argentina en 1986, tras haber eliminado a Inglaterra en los cuartos de final con el histórico gol de la Mano de Dios, y otro encajado más tarde que fue votado como el Gol del Siglo.

Famoso por su impresionante capacidad dentro de los terrenos de juego y un ídolo para muchos, la vida poco adecuada que llevó fuera del campo le pasó factura. Sin embargo, ni sus adicciones ni sus polémicas lograron empañar la maestría que demostraba cada vez que hacía magia con la pelota. Sin duda, su mejor medicina.

Él mismo confesó en una entrevista en 2005 qué es lo que querría tener grabado en su lápida el día que ya no estuviera en este mundo. "Gracias por haber jugado al fútbol, porque es el deporte que me dio más alegría, más libertades, toqué el cielo con las manos. Gracias a la pelota, pondría en la lápida. Gracias a la pelota...", fueron las palabras que Maradona querría ver en su tumba el día que falleciera. Ese día ha llegado y ha dejado conmocionado al mundo del deporte, dejando como herencia su mejor legado en el fútbol, deporte que le salvó y por el que dio la vida.