Deportes

Las opciones de Zidane para sustituir a Hazard

Las opciones de Zidane para sustituir a Hazard

El trabajo de todo el año del Real Madrid desembocaba aquí. A las puertas de marzo, con el primer cruce de Champions y la visita del Barça al Bernabéu. Hasta la recuperación de Eden Hazard la habían encauzado con mimo para esta fecha. Lo importante era llegar bien aquí. Pero todas las certezas que ofrecía el equipo blanco hace un mes se han ido desvaneciendo hasta la derrota del sábado en Valencia: perdió el partido, el liderato y a Hazard, que sufre una fisura en el peroné distal derecho. La nueva lesión del belga obligará a Zidane a retocar la pizarra en la semana más importante del curso.

El problema no es nuevo, pues el Real Madrid venía de vivir tres meses sin la estrella belga, pero la trascendencia de los dos partidos y la magnitud de los rivales obliga a afinar el tiro. La temporada va en esta semana.

En las últimas citas importantes, Zidane ha recurrido al sistema con cinco centrocampistas. Por necesidad en la Supercopa de Arabia, donde además del belga faltaban Benzema y Bale, y por elección en el último derbi de Liga, del que no salió nada satisfecho. Tan poco que al descanso quitó a Isco y Kroos. "La responsabilidad de la primera parte ha sido mía", dijo el técnico, que vio crecer a su equipo con Vinicius y Lucas Vázquez en un 4-3-3 más habitual. Los cinco medios le dan el control, pero sin rematadores ese dominio se hace estéril.

Pero contra equipos tan ofensivos como el Barcelona y el Manchester City es improbable que Zidane se destape con un 4-3-3. Menos tras los tropiezos contra la Real Sociedad en Copa y el Celta en Liga -aunque en ambos con Marcelo en lugar de Mendy-. Ahí pierde opciones Vinicius. El brasileño tuvo buenos minutos contra el Levante, pero la falta de gol no permite justificarlo como único acompañante de Benzema.

El recuerdo del último clásico

La pista más certera puede ser el clásico del Camp Nou, donde Zidane apostó por un dibujo con cuatro centrocampistas y Bale acompañando arriba a Benzema. La irrupción de Valverde ha cosido la transición entre defensa y ataque del Real Madrid, un despliegue que Modric ya no puede hacer a diario, y permitió al Real Madrid subir la línea de presión para inquietar la creación del Barça. Los blancos fueron superiores en ese partido, pero les condenó lo que tantas otras noches, el olfato.

Y ése es el problema al que volverá a enfrentarse sin Hazard. Por capacidad, la apuesta más segura es Bale, aunque el galés sólo ha jugado dos de los últimos siete partidos y parece cada vez más desconectado del equipo. Salvando el gol en Copa contra Unionistas, la última vez que celebró de blanco fue el 1 de septiembre contra el Villarreal. Casi cinco meses.

Hazard era la llave para desbloquear muchos problemas del Real Madrid en ataque. No sólo por su faceta goleadora, sino por desborde, último pase, capacidad para atraer defensores y combinar. Por ese perfil izquierdo asomaba una sociedad con Kroos y Benzema que tendrá que esperar al menos otro par de meses para fraguarse. En la plantilla tienen jugadores que ofrecen esas soluciones pero no uno que las dé todas.