Deportes

Las descomunales cifras de Hamilton y su futuro con Mercedes: "Tendremos que vender alguna fábrica para poder pagarle"

Las descomunales cifras de Hamilton y su futuro con Mercedes:

Pareció tan sencillo como de costumbre. Como si cualquiera pudiese sentarse en ese Mercedes y deslizarse por los vertiginosos toboganes de Portimao a un promedio de 204,6 km/h. Como si doblar a 16 de los 20 coches de la parrilla o ridiculizar a tu compañero de equipo con una ventaja de 25 segundos en la meta estuviese al alcance de todos. Pero no. Lewis Hamilton no es un mortal cualquiera, sino uno de los pilotos más brillantes de la historia. El mejor, quizá.

Ayer, en el GP de Portugal, el británico devoró el récord de victorias de Michael Schumacher. Su inusitada desenvoltura no debe encubrir la magnitud de la gesta. "Me va a llevar tiempo asimiliarlo", admitió Hamilton nada más bajarse de su W11, el monoplaza más rápido del momento. Que nadie le subestime por ello, porque la F1 ha funcionado siempre así. Desde los tiempos de Alberto Ascari, el primer as del Gran Circo, hasta la dinastía de El Kaiser con Ferrari.

"Esta cifra es una barbaridad", admitió Toto Wolff, jefe de las Flechas de Plata. En los próximos días, el austriaco se reunirá con Hamilton para resolver la ampliación de su contrato. Se tratará de un mero trámite, según han admitido ambos. O quizá no tanto. "Va a ser algo enorme. Tendremos que vender algunas de nuestras fábricas para conseguir el dinero con que pagarle", bromeó Wolff. Y se atisbaba un gesto de sincero fervor en su semblante de piedra.

Hamilton rubricó ayer su 71ª victoria para Mercedes, la escudería que le fichó en 2013; la que este curso le paga casi 40 millones de euros en salario; la que ha sumado 10 victorias en 12 carreras y todas las 'poles' en juego; la que el próximo domingo se apuntará en Imola el séptimo título consecutivo de constructores; la que, en definitiva, sigue trabajando sin descanso en la fabrica de Brackley. "Aquí nadie se sienta y se relaja. Eso es lo más increíble y lo que te inspira. No hay nada que se le parezca", admitió el líder del Mundial, con 77 puntos de ventaja sobre Valtteri Bottas, su desdichado compañero de garaje.

Ayer, como cada fin de semana, el finlandés volvió a derretirse sin remedio. Había salido mejor, había perseguido la estela de Carlos Sainz, admirable líder durante cuatro vueltas, pero se fue desquiciando con el desgaste de los neumáticos y con su escaso ritmo ante el líder. Por si fuera poco el suplicio, a falta de seis vueltas, Hamilton envió un mensaje de radio: "Tengo calambres". Sólo él sabrá si realmente dolía el gemelo derecho, uno de los músculos con los que se aprieta el acelerador. El caso es que unos minutos más tarde enlazaba dos vueltas rápidas. Con la última (1:18.750), a un promedio de 212,7 km/h, se anotaba el punto extra. Y esa dosis de melodrama que tanto adora.

A los abrazos de Angela Cullen, su más estrecha colaboradora en Mercedes desde 2016, se sumaban los de Anthony, su padre, y Linda su madrastra. En el podio rindió homenaje a Pete Bonnington, el fiel Bono, tantos años ingeniero de pista. Luego repartió achuchones con Roscoe, uno de sus perros. Parecía como si en Portimao, el 28º circuito donde gana, todo hubiese sido tan confortable como hace 13 años en Montreal, escenario de su primera victoria. Sólo necesitó seis carreras para la primera. Se trataba del primer paso para este descomunal promedio de triunfos (35,1%), casi seis puntos porcentuales por encima de Schumacher (29,7%).

La talla de sus adversarios, desde Fernando Alonso a Max Verstappen, sin pasar por alto los mejores momentos de Sebastian Vettel, supone otro aval para evaluar la relevancia histórica de Hamilton, el más hábil a la hora de conciliar la velocidad con el cuidado de los neumáticos. Juan Manuel Fangio (1950-1957), Jim Clark (1962-1968), Jackie Stewart (1965-1973), Alain Prost (1981-1993) y el propio Schumacher (1993-2006), a bordo de las mejores máquinas, también dominaban con puño de hierro y mano de seda. Junto con Ascari (1951-1953) fueron quienes elevaron el récord de victorias: 13, 24, 25, 27, 51, 91. Hoy, Hamilton les observa gallardo desde la cima del olimpo del motor.

Hamilton saluda a los aficionados tras su triunfo en Portimao.
Hamilton saluda a los aficionados tras su triunfo en Portimao.

  • Ultima hora
  • Traductor español
  • Programación
  • Calendario 2020
  • Peliculas hoy
  • Temas
  • Cagliari - Crotone
  • Lens - Nantes
  • 6ª etapa: Biescas-Aramón Formigal, en directo
  • En directo, Cernusco sul Naviglio - Milán (CRI)
  • Gran Premio de Teruel, en directo