Deportes

La sonrisa pícara de Sergio Ramos

La sonrisa pícara de Sergio Ramos

El universo de la selección no es tan grande. Al final, los jugadores que más tiempo llevan conocen perfectamente las caras de quienes tienen enfrente, de modo que, cuando dicen algo que, cómo decirlo... no es exactamente verdad, pues hay sonrisas. Del jugador y de quienes tiene enfrente. A Sergio Ramos le recordaron que este viernes, contra Alemania, cumple 150 partidos con España.

Y claro, el capitán del Madrid, y de España, sonrió. Primero lo que dijo, con sus rodeos y todo. "Es un momento especial, en el fútbol todo pasa muy rápido y no puedes disfrutar de todo como se merece. Sigo manteniendo la ilusión intacta, representar a tu país es una de las cosas más bonitas que te pueden pasar e inevitablemente no puedes mirar atrás, pero no soy conformista", avanzó, y de repente empezó a dibujarse una sonrisa pícara. Continuó:

"Intentaré estar en las listas, que el míster me convoque, representar al equipo y, ¿por qué no? ser el jugador que más veces vista esta camiseta", concluyó, y entonces la sonrisa fue muy evidente. ¿A qué venía esa sonrisa? Pues a que todo el mundo sabe, él el primero, que superar a Iker Casillas (167 internacionalidades) es uno de los grandes objetivos deportivos que le quedan a alguien que ha ganado tres Champions y, con la selección, dos Eurocopas y un Mundial.

El sevillano formará pareja de centrales o bien con Piqué, que ha entrenado por primera vez en el Esprit Arena este jueves, o con Nacho. Además, las dudas de Lopetegui pasan por quién sustituirá a Busquets.