Deportes

La rebelión de Arthur y Umtiti

La rebelión de Arthur y Umtiti

Ninguno de los dos futbolistas acepta entrar en una operación de trueque para facilitar la llegada de Pjanic y Lautaro, objetivos azulgranas, la próxima temporada

«Me dijeron que no iba a jugar mucho en el Barcelona pero no me importó, iba a ser millonario», ha reconocido recientemente Alex Song recordando su fichaje por el club azulgrana en 2012 cuando disfrutaba de un rol importante en el Arsenal. La discutible filosofía adoptada por el camerunés es más común de lo que se piensa y los altos salarios que abonan clubes como el Barça o el Madrid dificultan posteriores traspasos, al no hallar otras entidades que puedan igualar emolumentos tan elevados ni escaparate tan mediático en Europa.

Arthur Melo o Samuel Umtiti son los ejemplos recientes de un Barcelona al que le urge una remodelación de su plantilla tras varios años deambulando por la Champions League. Sin una plaza fija en el once tipo de Quique Setién, cumplen con el goloso perfil que le permitiría al Barcelona abaratar transacciones. Lautaro Martínez y Miralem Pjanic son los objetivos prioritarios del club catalán para la próxima temporada. Arthur y Umtiti son piezas codiciosas para Inter y Juventus pero ninguno de los dos futbolistas acepta ser moneda de cambio, algo similar a lo que sucede con Ivan Rakitic, que ha mostrado su malestar públicamente. «Yo decidiré mi futuro, no soy un saco de patatas. Estoy abierto a todo pero mi idea es seguir en el Barcelona», iba repitiendo el croata en todas las entrevistas que ha concedido.

La Juventus insiste en incluir a Arthur en la operación que desemboque con Pjanic vistiendo de azulgrana y el club catalán le dio permiso para negociar con el brasileño. Un trueque discutido por el entorno culé (el croata ni rejuvenece la plantilla ni aligera la masa salarial) que el brasileño se ha encargado de desbaratar. El padre de Arthur se puso en contacto este pasado domingo con Fabio Paratici, director deportivo de la Juventus, para agradecerle el interés y reiterarle la decisión de su hijo de quedarse en Barcelona. Y al día siguiente fue el propio jugador el que mantuvo una breve reunión en la Ciudad Deportiva con Eric Abidal y Ramón Planes, miembros de la secretaría técnica, para confirmarles su decisión. Aunque el club deba buscar alternativas con las que convencer al club turinés para abaratar la llegada de Pjanic, la ficha de Arthur no desbarajusta los planes económicos del Barcelona.

Umtiti se ha revalorizado

Preocupa más la decisión de Umtiti, obcecado en continuar tras la llegada de Quique Setién, con el que cree que recuperará una titularidad que Clement Lenglet se ganó en el terreno de juego. Es el gran argumento del francés para desoír cualquier propuesta que le empuje a hacer las maletas. Las dudas que genera su rodilla y el alto salario que percibe tras su renovación en 2018 para evitar que se marchara, son los argumentos de la dirección deportiva para tratar de forzar su salida. Además, el campeonato del mundo logrado con Francia en Rusia hace dos años han revalorizado los 25 millones que el Barcelona le abonó al Lyon y solo le quedan 5 millones por amortizar, con lo que una venta repercutiría positivamente en el ejercicio contable de esta temporada. El Inter estaba interesado en el francés, aunque pretendía desvincularlo del traspaso de Lautaro Martínez y le proponía al Barcelona una cesión.