Deportes

La nueva "responsabilidad" de Joao Félix y los 'cocos' que amenazan al Atlético

La nueva

Para Joao Félix, el Lokomotiv ha sido como una musa. En Moscú, comandó la victoria (0-2) y marcó su primer gol en Champions. Y en la gélida noche del miércoles, durante el último episodio de la fase de grupos, con la clasificación para octavos aún pendiente, forzó un penalti, convirtió otro y se soltó sobre el césped, igual que hizo en Rusia, en el amanecer de octubre. Su inspiración en estos dos partidos desembocó en seis de los 10 puntos con los que el Atlético ha sellado su billete a la siguiente ronda por sexta vez en la era Simeone.

A Joao, eso sí, le hubiera gustado haber zanjado la tensión desde el principio. De hecho, nada más ser derribado en el área por Kochenkov, creyó que sería él quien probase fortuna. Pero Simeone tenía otro plan. "Antes del inicio, hay una lista con cinco pateadores. El primero era Trippier, es el mejor que tenemos. Normalmente en el entrenamiento mete cinco de seis, lamentablemente no pudo meterlo", argumentaba el técnico argentino. Con el Tottenham, el lateral británico falló el único penalti que intentó (en Copa, frente al Crystal Palace), aunque acertó con Inglaterra, en la tanda de penaltis del pasado Mundial, frente a Colombia.

"Ensayamos penaltis dos veces a la semana y estaba confiado. Fue una buena parada. Luego me dijeron que el portero estaba adelantado, pero lo importante es que el equipo ganó", añadía el propio Trippier sobre el desenlace de la primera jugada del duelo. A pesar de que el guardameta del Lokomotiv estaba visiblemente adelantado en el momento del golpeo, nadie advirtió al árbitro sobre la circunstancia. Y, por supuesto, el colegiado Viktor Kassai tampoco consideró que hubiera que repetir el lanzamiento. El marcador final acabaría restando importancia al asunto. "Eso me dijeron, pero no vi nada", añadía Simeone.

Sin embargo, un cuarto de hora después, los papeles se intercambiaron. Fue Trippier quien provocó un segundo penalti, después de que su centro impactase en la mano de Zhemaletdinov. No lo vio el árbitro Kassai pero sí el VAR. Y Joao Félix, que se había quedado con las ganas en el primero, no soltó la pelota hasta dejarla bien colocadita sobre el punto de penalti. "Mi padre siempre me ha dicho que no tenga miedo de asumir la responsabilidad", desvelaba en la zona mixta del Metropolitano, rememorando su golpeo letal con el que dejó clavado sobre la línea al portero ruso. "Joao es joven y no le tiene miedo a nada", resumía su entrenador. Ya suma cuatro tantos con el Atlético: dos en Champions y dos en LaLiga.

Los 'cocos' de octavos

Su afirmación respecto a las penas máximas contrasta con la efectividad del Atlético en esa suerte. Morata, Diego Costa, por dos veces, Trippier y él han pasado por ese trago. Por ahora, Joao es el único que no ha fallado. Porque Costa marcó ante el Valencia, pero perdonó ante en el Sánchez-Pizjuán, ante el Sevilla, lo que pudo haber supuesto un triunfo para su equipo. Aunque sólo tiene 20 años, el luso tiene claro que, si Simeone no estima otra cosa, volverá a asumir la responsabilidad, aunque sólo sea por hacer caso a su padre. Tras echarse al equipo a la espalda en Villarreal, aunque sin precisión delante de Asenjo, volvió a repetir ante el Lokomotiv y tendrá ocasión de seguir escribiendo su historia en la Champions, a partir de febrero.

Será la sexta vez que el Atlético de Simeone se presente en los octavos de final. Sólo el curso pasado cayó eliminado en esa primera ronda de cruces. Tras el Milan (2014), el Bayer Leverkusen (2015), el PSV (2016), otra vez el Leverkusen (2017) y la Juventus (2019), ahora asoman serias amenazas desde el Bombo 1. De allí salió hace un año la venenosa bola de la Juve y ahora emergerá otro coco. A saber: el Liverpool de Klopp, actual campeón de Europa, el Manchester City de Guardiola, el PSG de Neymar y compañía, el Bayern Múnich herido o el sorprendente Leipzig de Timo Werner (20 goles), un delantero que gusta en el Metropolitano. Porque lo primero que tiene que hacer el Atlético para seguir viajando por la Champions es solucionar su puntería. Tiene hasta febrero para intentarlo.