Deportes

La Guardia Civil acusa al número dos de Rubiales de desviar fondos de la Federación con firmas falsas

La Guardia Civil acusa al número dos de Rubiales de desviar fondos de la Federación con firmas falsas

La Guardia Civil sostiene que el actual número dos de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Antonio Suárez Santana, se desvío fondos del organismo bajo la presidencia de Ángel María Villar utilizando firmas falsificadas. La Policía Judicial ha aportado un nuevo informe al juez Santiago Pedraz, que instruye la denominada 'Operación Soule', en el que amplía los indicios contra el vicepresidente primero de Luis Rubiales que, tal y como reveló EL MUNDO, se encuentra ya imputado por un delito de estafa en este caso y tiene pendiente prestar declaración en sede judicial.

La Fiscalía sostiene que Suárez Santana empleó documentación falsa para estafar hasta 236.514 euros a la RFEF y que urdió una trama para desviarse irregularmente fondos federativos en 2011 bajo el pretexto de la construcción de un campo de césped artificial. El Ministerio Público considera acreditado que la Federación Insular de Fútbol de las Palmas (FIFLP), bajo la dirección de Suárez Santana, solicitó a la RFEF una subvención para renovar el campo de césped artificial del Colegio Heidelberg de Las Palmas de Gran Canaria. El organismo dirigido por Villar atendió la solicitud y otorgó una subvención de 236.514,36 euros que acabó siendo sufragada con fondos del Consejo Superior de Deportes (CSD) procedentes del uno por ciento de la recaudación de las quinielas.

Las obras de la instalación investigada, cubiertas íntegramente con los fondos dispuestos por la RFEF, fueron desviados a una empresa del número dos de Suárez Santana en la Federación Canaria y la Guardia Civil ha hallado manuscritos en los que figura el nombre de "Antonio" como receptor de una comisión. De ahí que considere "plausible" que Suárez Santana no sólo articulara el desvío de los fondos para enriquecer a su mano derecha sino que se beneficiara personalmente.

"Duplicidad de financiación"

Pero la imputación por estafa radica en que, de manera paralela a la solicitud de la subvención a la RFEF, Suárez Santana pidió para las obras a espaldas del organismo que dirigía Villar, una subvención al propio colegio canario, que abonó 96.000 euros.

De esta forma, a juicio de Anticorrupción, se produjo una "duplicidad de financiación" que se consiguió "mediante la elaboración de distintos documentos". "De modo que en los remitidos al CSD no se habría reflejado la aportación del Colegio Heidelberg y en los firmados con éste no incluye ninguna referencia a la subvención de las obras ni al importe recibido con origen en el CSD". "De forma que se habría ocultado dicha cuestión al colegio", subraya Anticorrupción.

En este punto, la Guardia Civil subraya en su nuevo informe, al que ha tenido acceso EL MUNDO, que "la versión del convenio de colaboración facilitada por el colegio debería ser una copia exacta de la que remitió la FIFLP". "Sin embargo, puede concluirse lo contrario", añade su informe. "El tipo de letra es distinto en ambas versiones" y "existen dudas sobre la autenticidad de la firma manuscrita de la representante del Colegio Heidelberg que figura en el convenio remitido por la FIFLP". "No debe obviarse que la rúbrica atribuida a Dña. Leonor Manrique de Lara en el convenio remitido a la FIFLP a la RFEF y al CSD parece distinta de las indubitadas", enfatiza. te abonó 205.052 euros a la contratista".

Por todo ello, a petición de Anticorrupción el juez Pedraz considera que Suárez Santana, que firmó personalmente el convenio para obtener la subvención, habría incurrido en un delito de estafa tipificado en los artículos 249 y 250 del Código Penal.

Durante las últimas semanas se ha producido la destitución por parte de Rubiales de los miembros de la Comisión de Integridad de la RFEF. Uno de los detonantes de la marcha de este equipo fue precisamente su decisión de abrir expediente interno a Suárez Santana para esclarecer su actuación. El presidente de la RFEF ha prescindido de ellos porque considera que no debían haber investigado a su número dos.