Deportes

La Gestora del Barça quiere convocar las elecciones en Navidad y lanza un SOS a los futbolistas: "No queremos quitar dinero a nadie"

La Gestora del Barça quiere convocar las elecciones en Navidad y lanza un SOS a los futbolistas:

Carles Tusquets Trias de Bes es el presidente de la Comisión Gestora del Barcelona. Pero su mando, accidental ante la dimisión en bloque de la junta directiva de Josep Maria Bartomeu, irá más allá de lo que marca la carta magna del club, que no debería ser más que organizar unos comicios y atender a los actos necesarios e imprescindibles para el mantenimiento de las actividades normales del club. "No nos podemos limitar a pagar las facturas". Así que Tusquets, además de avanzar que pretende convocar las elecciones a la presidencia azulgrana en Navidad para que éstas puedan celebrarse ya en el mes de enero, reclamó a los futbolistas de la primera plantilla que acepten la adecuación salarial propuesta. Una negociación que tiene como fecha límite el próximo 5 de noviembre.

La incertidumbre en cuanto a la celebración de los comicios presidenciales será inevitable ante el avance de la segunda ola de la pandemia, y dado que estarían llamados a votar alrededor de 110.000 socios. Bartomeu, de hecho, dimitió porque dijo negarse a celebrar un voto de censura en las actuales condiciones sanitarias, algo que la Generalitat rechazó antes de reclamar el estado de alarma para Cataluña. Tusquets pretende incentivar el voto por correo -el voto electrónico no está permitido en la Llei de l'Esport y tampoco lo admiten los estatutos del club-, además de retomar parte de aquellos protocolos confeccionados para la moción, como las sedes repartidas por Cataluña y el resto de España, además de que la votación pueda llevase a cabo en más de una jornada.

En busca de 300 millones de euros

Antes, sin embargo, la Comisión Gestora tendrá que resolver esa "situación altamente preocupante" y que, según Tusquets, exige al Barcelona ahorrar de inmediato 300 millones de euros. "Todos queremos a este club. Los socios están sufriendo con sus trabajos, sus negocios. Por eso espero que todo el personal, el deportivo y el no deportivo, esté a la altura. Evaluamos que para equilibrar el presupuesto el esfuerzo debe rondar los 300 millones".

No quiso el presidente de la Gestora echarse encima a los jugadores: "La disponibilidad es buena. También la de Leo Messi y sus representantes. Lo puedo garantizar. Además, no queremos quitarle dinero a nadie. Sino acomodar lo que se debe a un periodo en el que se pueda pagar con más normalidad. En función del dinero que se tenga podremos ir pagando". Pero advirtió: "No contemplo otra posibilidad que no sea un acuerdo. El club se debe defender hasta el final".

La masa salarial más alta de Europa

Pese a que Tusquets incidió en que el desastre económico de la entidad ha sido provocado por la pandemia -"esto nadie lo podía prever, no es culpa de nadie"-, y que tener el Camp Nou cerrado le cuesta a la entidad 220 millones de euros por temporada, sí que asumió la evidencia: "No hay que esconder que la masa salarial del Barcelona es la más elevada de Europa. Y el peso en nuestro presupuesto de gastos es del 70%. Es muchísimo".

Diferir pagos y alargar años de contrato. De eso se trata. ¿Y si un nuevo presidente quisiera volver atrás para retomar la situación anterior a la adecuación? "Pues tendría que venir un señor cargado de billetes y deshacer lo acordado. Naturalmente que todo será reversible. Pero a ver cómo lo hacen", se revolvió Tusquets, que también aclaró que si la Gestora continúa al mando del club en el próximo mercado de fichajes de invierno podría acometer fichajes. Pero con dos condicionantes claros: "Si se vende, se podrá comprar. También podrá venir quien venga con la carta de libertad en el bolsillo". Además, el presidente de la Gestora aseguró que, tal y como ocurrirá con los contratos comerciales que puedan firmarse en las próximas semanas, se incluirán cláusulas que permitan su cancelación por parte de la futura junta directiva.

Tusquets negó que el Barcelona esté al borde del concurso de acreedores. Pero volvió a lo mismo: "Todo se agrava cada día que no podemos abrir el estadio, sin tiendas, con los patrocinadores negociando a la baja... Es una situación, no quiero decir dramática, pero sí altamente preocupante. Si no llega este mensaje, lo tendremos difícil".