Deportes

La celebración de Joaquín tras su primer 'hat-trick': "Me voy a tomar una copita, una copita..."

La celebración de Joaquín tras su primer 'hat-trick':

Hace apenas un mes, una cámara indiscreta cazó a Joaquín criticando a Vinicius mientras calentaba en la banda del Santiago Bernabéu. «Éste es muy malo», le comentó al preparador físico del Betis sobre el delantero brasileño después de que fallara una ocasión de gol. Tal fue el revuelo que se montó que el gaditano tuvo que pedir perdón de una manera, digamos, políticamente poco correcta: «Me quiero disculpar públicamente, porque tiene 19 años y porque yo no soy así. ¡Si yo soy el primero que tiene menos peligro de cara a gol que un gitano sin primos!».

Más allá de la cuestionable forma de expresarlo, la realidad es que Joaquín tenía razón. En los 758 partidos como profesional que había disputado hasta ese momento tenía un bagaje de 97 goles, a una media de 0,13 tantos por partido. O dicho de otro modo, quizá más claro, marcaba un gol cada 556 minutos, alrededor de uno cada seis choques. Y con 38 años, en el crepúsculo de su eterna carrera, ya no parecía capaz de mejorar en esa faceta.

Pero Joaquín siempre tiene un conejo más en su chistera, una forma diferente de sorprender al mundo pese a llevar ya 20 temporadas jugando al máximo nivel. El domingo, contra el Athletic, lo hizo de la forma más insospechada. En el minuto 20 del partido, el Betis ya ganaba por 3-0... con tres goles de Joaquín, héroe de un Benito Villamarín incrédulo y exultante a partes iguales ante la hazaña que estaba protagonizando su capitán. El primer gol llegó al minuto y medio de partido, tras una centro de Emerson desde la derecha que le dejó solo ante Simón; el segundo lo marcó en el minuto 11, convirtiendo en seda un pase de Álex Moreno; y el tercero y último lo convirtió a los 20 minutos de partido, finalizando un contragolpe iniciado por Guardado y prolongado por Loren.

El más veterano de las grandes ligas

«¡Quién me lo iba a decir con esta edad! No creo que se vuelva a repetir, me voy con una satisfacción y una alegría inmensas», decía después del partido el capitán del Betis, custodiando bajo el brazo el balón del partido, firmado por todos sus compañeros para que le busque una ubicación de privilegio en alguna estantería de su casa. Porque resulta que fue el primer 'hat-trick' de la extensa carrera de Joaquín. Había logrado nueve dobletes, pero jamás había anotado tres goles en un mismo partido. «Me he pellizcado para comprobar que lo que estaba pasando era real», decía, todavía atónito por el partido que había protagonizado.

Horas después del partido, Joaquín quiso dar las gracias en su cuenta de Instagram a todos los que le habían felicitado por la hazaña, al tiempo que gastaba una broma en un vídeo publicado "Me voy a quedar en casa tranquilo, porque estoy reventado... Y eso no se lo cree nadie. Me voy a tomar una copita, una copita, una copita...", cantaba el bético.

Lo que quizá no sabía todavía es que su triplete iba a pasar a la historia de LaLiga y del fútbol europeo. Ningún futbolista había marcado un 'hat-trick' a su edad (38 años y 140 días) ni en España ni en las otras cuatro grandes ligas del continente (Inglaterra, Italia, Alemania y Francia), según datos de la BBC. En LaLiga, el récord estaba en posesión de Alfredo di Stefano desde hace 55 años. Y fuera de nuestras fronteras, el trigoleador más veterano era el peruano Claudio Pizarro, que logró su último 'hat-trick' en la Bundesliga con 37 años y 151 días, prácticamente un año más joven que Joaquín.

La hazaña estuvo a punto de ser todavía mayor, ya que en el descuento dispuso de una ocasión clarísima que resolvió Unai Simón con una prodigiosa intervención: «Le he pegado como he podido pero ha hecho un paradón, el pobre habrá dicho 'el cuarto no te lo voy a permitir'». No necesitó Joaquín ese tanto para salir a hombros del Villamarín y firmar un partido para la historia del fútbol europeo.