Deportes

Jon Rahm sigue con su exhibición en Wentworth

Jon Rahm sigue con su exhibición en Wentworth

El español y Danny Willett encabezan el BMW PGA Championship

El mejor torneo europeo al margen del Open Británico, un campo centenario lleno de historia, un plantel de rivales de primer nivel mundial... todos estos factores pondrían nerviosos a la mayoría de los golfistas del planeta, pero con Jon Rahm surten el efecto contrario: le motivan para dar lo mejor de sí mismo. A pesar de ser un debutante en Wentworth se está moviendo por este mítico diseño como pez en el agua y, en solo dos vueltas, ya se ha colocado de líder empatado con Danny Willett (-11). «Estoy disfrutando mucho esta semana, porque a pesar de haber visto este torneo un montón de veces por televisión nunca lo había podido jugar -reconoció a ABC-. Aunque vivo en Estados Unidos me siento europeo hasta la médula y ésta es la prueba más importante de nuestro circuito. Verme aquí rodeado de tantos grandes nombres es todo un honor».

La forma en la que el de Barrica llegó a lo más alto de la tabla también merece un comentario aparte. Después de arrancar la jornada con dos bogeys y de colocarse a seis golpes de la cabeza, pocos podrían pensar en una remontada épica. Ni siquiera él mismo. «Si en ese momento me dicen que voy a hacer siete golpes abajo con lo que tenía por delante no me lo habria creído -bromeó- Menos mal que decidí no ponerme nervioso y dejar que el juego fluyera, como todos estos días. Estoy jugando muy bien y apenas fallo golpes, lo que pasa es que en este campo no puedes tener el más mínimo error». Afortunadamente, el vasco puso en marcha la trituradora y enlazó cuatro birdies consecutivos que le permitieron afrontar los hoyos de vuelta con otro ánimo.

Pese a que un mal putt en el 10 le penalizó de nuevo, rebajó en el 12 y en el 13 y se dejó lo mejor para el final. Jugó un hoyo 18 de libro («aunque con un poco de suerte, porque el golpe de salida no lo di del todo bien», se sinceró) y logró un eagle de maestro después de dejar la bola a un metro del hoyo tras doscientos de vuelo. «Vaya forma de terminar, no puedo pedir mucho más, porque además he tenido unas condiciones perfectas, sin apenas viento. A ver cómo me manejo en el fin de semana, pues las previsiones son más duras», concluyó. Quienes lo empezaron a sufrir en sus carnes fueron los jugadores del turno de tarde, que ya se encontraron con un terreno más hostil y con menos facilidades para hacer birdies. La excepción, motivada por su calidad, la protagonizó el ídolo del público, Rory McIlroy, que después de un jueves desastroso (76 golpes) firmó 69 que le valieron para pasar el corte (+1).

También siguen en acción otros cuatro españoles: Rafa Cabrera (-5), Gonzalo Fernández-Castaño y Miguel Ángel Jiménez (-1) y Álvaro Quirós (par). Por su lado, en el Open de Francia femenino, Azahara Muñoz marcha segunda, a seis de la estadounidense Nelly Korda (-11).