Deportes

Hermoso y Trippier, dos presentaciones en una

Hermoso y Trippier, dos presentaciones en una

El defensa internacional español Mario Hermoso, último fichaje del Atlético de Madrid, expresó este jueves que su fichaje por el club rojiblanco era «una oportunidad única», y repasó que «uno no puede borrar su pasado» sobre su paso por la cantera del Real Madrid y lo «único que queda es mejorar el futuro».

Unos minutos después del anuncio de su contratación por el Atlético, con el que firma por cinco temporadas después del acuerdo de traspaso con el Espanyol por 25 millones más 4 en variables, el central fue presentado por sorpresa en el auditorio del estadio Wanda Metropolitano, aprovechando la convocatoria a la prensa de la presentación del internacional inglés Kieran Trippier a las 13.30.

«Es un reto importante para mi carrera. Uno no puede borrar su pasado, son cosas que pasan; lo único que queda es mejorar el futuro. Vengo con esa ilusión y con esas ganas de ponerme y defender esta camiseta. El respeto se gana en el campo», declaró sobre si su pasado madridista puede influir en el recibimiento de su afición.

Trajeado de gris, con camisa blanca, igual que sus zapatillas, y sin corbata, el futbolista de 24 años fue presentado con el número 22 que lucirá en su nueva camiseta rojiblanca. «Es una de las cosas que más quería. Desde que tuve la oportunidad de poder venir aquí ni me lo planteé. Ni me lo pensé. Es una oportunidad única», declaró.

«Me ayudaba a seguir creciendo, volvía a mi ciudad... Estoy encantado y deseando empezar ya con el equipo», añadió el defensa, que pasó el pertinente reconocimiento médico esta misma mañana, con permiso del Espanyol, mientras ambos clubes resolvían los últimos flecos del traspaso, completado este jueves.

«Cuando quedan pocas cosas por terminar de cerrar entre clubes, siempre es todo un poco más angustioso, más lento. Estaba tranquilo con la decisión y con las ganas que tenía de venir», dijo Mario Hermoso, que cifró «en un cien por cien» de interés tanto del Atlético como de él para que se completara su fichaje este verano.

Ahora jugará en el Atlético desde el perfil izquierdo del centro de la defensa, de donde ha salido Diego Godín. «Presión, ninguna. Es un reto bonito e importante. Diego ha sido un emblema dentro del club y qué mejor manera de poder seguir haciendo esa historia, ese camino, con ganas de crecer y seguir en esta línea», apuntó.

«Vengo con mucha ilusión. Y siempre con las cosas claras, de mejorar, de cada día aspirar a más, de seguir creciendo y un poco las señas del Atlético de Madrid; el no parar, la entrega, la lucha, el ser constante... Es un poco lo que me identifica y lo que he venido a mostrar aquí», concluyó el nuevo número 22 del Atlético.

Por su parte, el lateral internacional inglés Kieran Trippier, se declaró «muy emocionado» por su fichaje por el club rojiblanco, al tiempo que remarcó su orgullo y el reto que supone jugar en ese equipo y en LaLiga.

«Estoy muy emocionado. Voy a dar todo por mi club y por mis aficionados. Me he sentido muy bienvenido. La pretemporada va a ser dura, pero parecida a la del Tottenham. Es un placer estar aquí. Estoy deseando comenzar a trabajar para lograr muchas cosas», expresó el futbolista, de 28 años, y que lucirá el dorsal 23.

«Es un orgullo y todo un reto estar aquí. Lo más importantes es empezar a participar con el equipo y aprender el idioma, que es mi primera prioridad. Cuanto antes aprenda el idioma, más fácil va a ser todo para poder comunicarme mejor», continuó Trippier, que insistió en varias ocasiones en comenzar a hablar en castellano.

De momento, puede decir ';hola';, ';qué tal'; y ';cómo estas';. «Voy a intentar aprender mucho. Es mi prioridad. Siempre quise aprender el español. Tengo muy buen entendimiento con los jugadores, pero ese va a ser mi siguiente deseo», expuso Trippier, ya expectante para jugar en un estadio «fantástico, uno de los más bellos del mundo», en el que ya disputó la final de la Liga de Campeones el pasado 1 de junio con el Tottenham, que fue doblegado por el Liverpool.