Deportes

Hamilton alcanza su sexto título

Hamilton alcanza su sexto título

El británico consigue su quinto Mundial con Mercedes y se queda a uno de Schumacher

Lewis Hamilton ya solo tiene un mito por delante de sus objetivos. Michael Schumacher, convaleciente y oculto después de su accidente de esquí, llegó un día a los siete títulos, cinco con Ferrari y dos con Benetton. Hamilton alcanzó este domingo en Austin el sexto Mundial, uno con McLaren y cinco con el incontestable Mercedes que conduce desde hace siete años.

Ya está por encima de los grandes nombres que un día engrandecieron la historia de la Fórmula 1, su leyenda de exclusividad, muerte y velocidad. Por encima de Juan Manuel Fangio y sus cinco títulos en los albores de la competición. Del profesor Alain Prost, que era todo cálculo y jerarquía. De Sebastian Vettel, que aprovechó un Red Bull volador. Cuatro títulos. Y más allá del carisma total que encarnaba Ayrton Senna, el ídolo de Hamilton y por el que se hizo piloto. También más lejos que Fernando Alonso, pionero y estrella con dos títulos.

Hamilton, hijo de un emigrante caribeño que se empleó como trabajador en el metro de Londres, es hoy una celebridad que se codea con las grandes estrellas del cine o la música y que ha ganado más dinero que nadie en la historia de la Fórmula 1, 500 millones de euros segúnla revista Forbes.

La carrera en la pista americana tuvo menos historia que otras veces porque el dominio de los coches Mercedes fue insultante, sin rivales a la vista. Pudieron ser los Ferrari, pero a Vettel se le rompió una suspensión trasera y Leclerc nunca consiguió el ritmo para discutir. Tampoco Verstappen con el Red Bull fue amenaza para Mercedes.

Así que la carrera fue un mano a mano entre el habitualmente insulso Bottas, disciplinado que no impulsivo o audaz, y el campeón Hamilton, que salió quinto y en un santiamén se puso segundo, voraz en su empeño por elevarse al sexto título como vencedor del gran premio.

Hamilton enseñó su vena de tiburón en el tramo final de la carrera, con los neumáticos desgastados y solo una parada, se lo puso muy difícil a su compañero Bottas, que lo adelantó con ruedas frescas. El finlandés fue el vencedor de la carrera y Hamilton terminó segundo, acuciado por Verstappen.

Carlos Sainz perdió posiciones en la salida y completó una carrera en remontada, aunque no demasiado. Ricciardo tuvo un buen día con su Renault y se incrustó entre la elite gobernante y el resto del mundo. Sainz acabó octavo.