Deportes

Groenewegen, entre policías, sogas y noches sin dormir

Groenewegen, entre policías, sogas y noches sin dormir

El ciclista que tiró a Jakobsen ha sufrido amenazas y reaparecerá el 12 de mayo en Hungría

Por un esprint irresponsable, mal calculado y en ligero descenso, Dylan Groenewegen se ha colgado el estereotipo de kamikaze en el pelotón. Aquella llegada en el Tour de Polonia puso los pelos de punta a todo el mundo, aficionados, ciclistas, equipos y organizadores de carreras. La asociación de ciclistas profesionales, junto con la UCI, va a anunciar en breve nuevas medidas de seguridad para evitar en lo posible, y en un deporte de riesgo como el ciclismo, sucesos como aquel.

Groenewegen es de Amsterdam y Fabio Jakobsen de Gorcum, también en Países Bajos. Rivalidad a la holandesa. Groenewegen es el maldito y Jakobsen la víctima de aquella caída que ha experimentado en los últimos meses una reconstrucción de su cara y de su vida. Ya ha hablado Jakobsen y su testimonio impacta. Ahora le toca a Groenewegen, quien ha concedido una entrevista a Helden Magazine. En ella confiesa haber recibido amenazas de muerte y haber necesitado protección de la policía.

«Hubo amenazas tan concretas y serias que llamamos a la policía unos días después del accidente», reconoce Groenewegen al periodista Raymond Kerckhoffs. Y relata cómo agentes de policía vigilaron durante semanas la puerta de su casa. «Ya no podíamos salir de forma espontánea».

El testimonio de Groenewegen aporta dureza. Jakobsen pagó con semanas de hospital, varias operaciones y un sacerdote que le ofrecía consuelo antes de morir. Groenewegen ha pagado con el miedo. «Recibimos cartas escritas a mano, y alguna incluía una soga en la que podíamos colgar a nuestro pequeño. Cuando ves ese trozo de cuerda, te dices que no puedes seguir así».

Groenewegen pasó miedo, claro. «¿En qué mundo enfermo vivimos? Las cosas más locas pasan por tu cabeza. Levantarse de la cama por la mañana fue todo un desafío en ese período».

El velocista holandés del Jumbo fue sancionado con nueve meses de suspensión. Ya ha cumplido seis y se prepara para regresar al pelotón el 12 de mayo en el Tour de Hungría. Le espera un calendario de segundo orden, carreras sin mucha enjundia (Tour de Noruega, GP Colonia, el ZLM Tour, Nacional de Países Bajos, Tour de Valonia, Euroeyes Cyclassics, BinckBank Tour, Kampioenschap van Vlaanderen, Sparkassen Münsterland Giro y Tour de Guangxi) para cerrar una mancha negra en su historial.

Ver los comentarios